Nuevo estudio muestra cómo los nanoplásticos interfieren en el desarrollo embrionario de pollos

Publicado el
Nuevo estudio muestra cómo los nanoplásticos interfieren en el desarrollo embrionario de pollos

(Wang et al., Environment International, 2023)

Los efectos de los nanoplásticos sobre los tejidos son mucho más graves de lo que se pensaba. Científicos han descubierto que a concentraciones suficientes puede interferir con las primeras etapas del desarrollo. La investigación, publicada en Environment International, empleó embriones de pollos.

 

Efectos en el desarrollo

Los autores observaron con asombro y espanto cómo las partículas plásticas de escala nanométricas cruzaban la pared del intestino embrionario y circulaban en múltiples órganos de los embriones de pollo.

«Usamos una alta concentración de partículas de poliestireno, que normalmente no estaría presente en un organismo. Pero muestra lo que pueden hacer los nanoplásticos en casos extremos en embriones de pollo muy jóvenes», explica Meiru Wang, biólogo de la Universidad de Leiden.

Estudios anteriores en animales han tratado de investigar los riesgos potenciales para la salud de los microplásticos de poliestireno. Ya se ha encontrado signos bioquímicos de efectos potencialmente tóxicos a medida que se acumulan en el hígado, los riñones y las tripas de los ratones de laboratorio.

Nuestra dependencia de productos plásticos y materiales sintéticos está contaminando nuestros océanos y el aire con fragmentos microscópicos de polímeros plásticos que ingresan a nuestros cuerpos.

Los posibles efectos de los microplásticos en el desarrollo temprano de células y tejidos que pasan a formar órganos y cuerpos son en gran parte desconocidos. La mayoría de los estudios de ese tipo se han realizado en organismos acuáticos, como el pez cebra.

Sin embargo, la investigación de Wang y sus colegas nos permite conocer lo que sucede con las partículas plásticas en el embrión. De acuerdo con sus resultados, los nanoplásticos de poliestireno (de 25 nanómetros) parecían quedar atrapados en las células madre llamadas células de la cresta neural, evitando que migraran al lugar donde normalmente formarían tejidos y órganos importantes, como el corazón las arterias, estructuras faciales y el sistema nervioso.

De ahí que los embriones ya mostraran signos de deformación. Una cuarta parte de los embriones de pollo tenían uno o dos ojos anormalmente pequeños;. otros mostraban deformidades faciales, adelgazamiento de los músculos del corazón y ritmo cardíaco lento.

 

Polvo plástico

Además, se observaron defectos del tubo neural. Esto ocurre cuando los pliegues neurales que forman el cerebro y la médula espinal tempranos no logran unirse y cerrarse correctamente. Todo parece estar relacionado con lo que sucede en las células de la cresta neural.

«Las células de la cresta neural son pegajosas, de forma que las nanopartículas pueden adherirse a ellas y alterar los órganos que dependen de estas células para su desarrollo«, dice Michael Richardson, experto en biología del desarrollo de la Universidad de Leiden.

Por otro lado, los autores aclararon que las concentraciones de nanoplásticos utilizados en este estudio estaban muy por encima de los niveles a los que los humanos han estado expuestos y fueron inyectados de manera artificial.

No obstante, dada la amenaza omnipresente que representan los microplásticos en el medio ambiente, se deben realizar más investigaciones al respecto. Apenas estamos comenzando a esbozar los posibles impactos para la salud de los animales que tiene el «polvo plástico», a medida que se continúa produciendo más plástico.

«Los resultados son motivo de preocupación dada la gran y creciente carga de nanoplásticos en el medio ambiente», concluyen Wang y sus colegas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *