Nuevo estudio sugiere que los humanos pueden sentir el campo magnético de la Tierra

1

Un nuevo análisis de las ondas cerebrales de las personas cuando están rodeados de diferentes campos magnéticos sugiere que las personas tienen un “sexto sentido” para el magnetismo.

Las aves, los peces y algunas otras criaturas pueden sentir el campo magnético de la Tierra y utilizarlo para la navegación. Los científicos se han preguntado durante mucho tiempo si los humanos también poseen este tipo de magnetorrecepción. Ahora, al exponer a las personas a un campo magnético fuerte de la Tierra apuntado en diferentes direcciones en el laboratorio, los investigadores de los Estados Unidos y Japón han descubierto distintos patrones de ondas cerebrales que se producen en respuesta a la rotación del campo de cierta manera.

Estos hallazgos, informados en un estudio publicado en línea el 18 de marzo en eNeuro, ofrecen evidencia de que las personas responden inconscientemente al campo magnético de la Tierra, aunque aún no está claro exactamente por qué o cómo nuestros cerebros usan esta información.

Pruebas anteriores de magnetorrecepción humana han arrojado resultados no concluyentes. Según los investigadores, esta nueva evidencia es un paso adelante para el campo magnetorrecepción y, probablemente, un gran paso para el sentido magnético humano. Por el momento se necesitan más replicaciones de los estudios para poder corroborarlo definitivamente. 

Durante el experimento, 26 participantes se sentaron con los ojos cerrados en una cámara oscura y tranquila llena de bobinas eléctricas. Estas bobinas manipularon el campo magnético dentro de la cámara de modo que permaneciera con la misma fuerza que el campo natural de la Tierra, pero podría apuntar en cualquier dirección. Los participantes llevaban una gorra de EEG que registraba la actividad eléctrica de sus cerebros mientras el campo magnético circundante giraba en varias direcciones.

Ilustración de la configuración experimental. (Imagen: C. Bickel)

Esta configuración simulaba el efecto de alguien que giraba en diferentes direcciones en el campo natural e inmutable de la Tierra sin requerir que un participante se moviera realmente. (La quietud completa evitó que los pensamientos de control motor afectaran las ondas cerebrales debido al campo magnético). Los investigadores compararon estas lecturas de EEG con las de los ensayos de control donde el campo magnético dentro de la cámara no se movió.

Joseph Kirschvink, un neurobiólogo y geofísico de Caltech, y sus colegas estudiaron las ondas alfa para determinar si el cerebro reacciona a los cambios en la dirección del campo magnético. Las ondas alfa generalmente dominan las lecturas de EEG cuando una persona está inactiva, pero se desvanecen cuando alguien recibe información sensorial, como un sonido o un toque.

Los cambios en el campo magnético provocaron cambios en las ondas alfa de las personas. Específicamente, cuando el campo magnético apuntaba hacia el piso frente a un participante que mira hacia el norte (la dirección que apunta el campo magnético de la Tierra en el hemisferio norte), el giro del campo en sentido contrario a las agujas del reloj de noreste a noroeste provocó una caída promedio del 25 por ciento en la amplitud de las ondas alfa . Ese cambio fue aproximadamente tres veces más fuerte que las fluctuaciones de la onda alfa natural observadas en los ensayos de control.

Curiosamente, los cerebros de las personas no mostraron respuestas a un campo magnético giratorio orientado hacia el techo, la dirección del campo de la Tierra en el hemisferio sur. Cuatro participantes fueron reexaminados semanas o meses después y mostraron las mismas respuestas.

“Es un poco intrigante pensar que tenemos un sentido de lo que no somos conscientes”, dice Peter Hore, un químico de la Universidad de Oxford que ha estudiado las brújulas internas de las aves. Pero “las afirmaciones extraordinarias necesitan pruebas extraordinarias, y en este caso, eso incluye poder reproducirlas en un laboratorio diferente”.

Si estos hallazgos son replicables, plantean varias preguntas, tales como por qué las personas parecen responder a los campos que apuntan hacia abajo pero no hacia arriba. Kirschvink y sus colegas piensan que tienen una respuesta: “El cerebro está tomando datos [magnéticos], extrayéndolos y usándolos solo si tiene sentido”, dice Kirschvink.

Los participantes en este estudio, quienes provenían del hemisferio norte, deberían percibir los campos magnéticos que apuntan hacia abajo como naturales, mientras que los campos ascendentes constituirían una anomalía, argumentan los investigadores. Se sabe que los animales magneto-receptivos apagan sus brújulas internas cuando se encuentran con campos extraños, como los causados por rayos, que podrían desviar a los animales. Los seres humanos nacidos en el norte también pueden tomar su sentido magnético “fuera de línea” cuando se enfrentan a campos extraños que apuntan hacia arriba.

Esta explicación “parece plausible”, dice Hore, pero tendría que probarse en un experimento con participantes del hemisferio sur.

La atención del cerebro a las rotaciones en sentido contrario a las agujas del reloj, pero no en el sentido de las agujas del reloj “es algo sorprendente por lo que realmente no tenemos una buena explicación”, dice la coautora Connie Wang, quien estudia la percepción magnética en Caltech. Algunas personas pueden responder a las rotaciones en el sentido de las agujas del reloj, al igual que algunas personas son zurdas en lugar de diestras, o las rotaciones en el sentido de las agujas del reloj generan actividad cerebral que no se captura en la señal de onda alfa, dice.

Incluso teniendo en cuenta qué cambios magnéticos recupera el cerebro, los investigadores aún no saben para qué pueden usar esta información nuestro cerebro. Otro misterio persistente es cómo, exactamente, nuestros cerebros detectan el campo magnético de la Tierra. Según los investigadores, los patrones de ondas cerebrales descubiertos en este estudio pueden explicarse por células sensoriales que contienen un mineral magnético llamado magnetita, que se ha encontrado en la trucha magnetorreceptiva y en el cerebro humano. Futuros experimentos podrían confirmar o eliminar esa posibilidad.

Con esta primera evidencia convincente de que los humanos están procesando subconscientemente señales magnéticas, “podemos [intentar]identificar la región del cerebro desde la que se origina e intentar identificar la naturaleza de las células” responsable, dice Michael Winklhofer, un investigador de magnetorrecepción en la Universidad de Oldenburg en Alemania. “Este es realmente el primer paso”.

Fuente: Gizmodo

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

  1. Creo que si se experimentáse con otro mamífero, un ratón por ejemplo, se podría considerar a la magnetorrecepción como algo “común” entre los seres vivos.
    Y este descubrimiento es util para los cyborgs que están por llegar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: