Nuevos hallazgos en Arrokoth desafía la teoría reinante sobre cómo nacen los planetas

Publicado el
Nuevos hallazgos en Arrokoth desafía la teoría  reinante sobre cómo nacen los planetas

(NASA / Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins / Southwest Research Institute / Roman Tkachenko)

En los confines del Sistema Solar, una pequeña roca en forma de muñeco de nieve visitada por la sonda espacial New Horizons hace más de un año, está dando nuevos y reveladores detalles de cómo se formaron los planetas. Su nombre es Arrokoth y es el mundo más lejano y más primordial jamás visitado por una nave espacial humana.

«Esto cambia las reglas del juego», dijo Alan Stern, científico planetario del Southwest Research Institute e investigador principal de la misión New Horizons.

Stern y otros miembros del equipo científico de New Horizons compartieron sus últimos hallazgos en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia en Seattle. Esos hallazgos se detallan en un trío de estudios publicados por la revista Science.

La mayor revelación tiene que ver con los antiguos orígenes de Arrokoth.

Un análisis detallado de su estructura respalda la idea de que Arrokoth nació cuando una nube localizada de material primordial colapsó en dos grupos cercanos que se fusionaron suavemente.

Eso contrasta con una vista alternativa, conocida como acreción jerárquica, que propone que los objetos de diferentes partes del sistema solar primitivo se unieron para moldear formaciones como Arrokoth.

Los estudios recientemente publicados se basan en un análisis de 10 veces más datos que tenían disponibles en ese momento.

Esta vista animada de Arrokoth se basa en imágenes que fueron capturadas en ángulos de visión ligeramente diferentes por la sonda New Horizons de la NASA mientras pasaba volando. El efecto 3D ayuda a los científicos a tener una mejor idea de la forma y estructura del objeto del Cinturón de Kuiper. (NASA / JHUAPL / Imagen SwRI / Roman Tkachenko)

Arrokoth, anteriormente conocido como (486958) 2014 MU69 o Ultima Thule, fue visitado por la sonda New Horizons el día de Año Nuevo el año pasado, en el Cinturón de Kuiper.

A una asombrosa distancia promedio del Sol de 6.7 mil millones de kilómetros, y un período orbital de 293 años, Arrokoth es el objeto más distante del Sistema Solar que hemos identificado.

Fue elegido como el próximo objetivo de observación ya que se cree que es parte primordial de los pequeños mini-planetas que se formaron durante el colapso de la nebulosa solar, la vasta nube de gas y polvo que rodeaba nuestro sol infantil.

Los científicos señalan ahora que varias pistas nuevas los han llevado a la conclusión de que las dos piezas constituyentes de Arrokoth se formaron en el mismo vecindario del sistema solar primordial y se unieron suavemente.

En primer lugar, los dos lóbulos tienen polos y ecuadores estrechamente alineados, y no hay evidencia de un choque de alta velocidad. «Solo a velocidades de colisión mucho más bajas, sustancialmente menores que la velocidad de escape mutua, y en un ángulo oblicuo, los resultados de nuestras simulaciones comienzan a parecerse a Arrokoth», escribieron los científicos del New Horizon en uno de sus trabajos de investigación.

Las simulaciones sugieren que las dos mitades de Arrokoth se unieron a una velocidad de 11 kph o menos. Otra pista vino de la uniformidad de la firma espectral del objeto. Ambos lóbulos son inusualmente de color rojo, y el análisis espectral sugiere la fuerte presencia de hielo de metanol. El hecho de que los dos lóbulos sean químicamente homogéneos sirve como evidencia adicional de que se formaron en estrecha proximidad.

El escenario de colapso de la nube explicaría cómo el sistema solar tuvo un comienzo tan rápido hace 4 500 millones de años. Los planetesimales como Arrokoth casi seguramente sirvieron como semillas para el crecimiento de mundos más grandes, incluidos planetas terrestres como la Tierra y gigantes gaseosos como Júpiter, dijeron los científicos.

Hoy, la New Horizons está a más de 315 millones de millas más allá de Arrokoth y se extiende hacia afuera a través del Cinturón de Kuiper, el anillo helado de material en el borde del sistema solar. Se espera que siga enviando datos científicos sobre Arrokoth por otro año más.

Mientras tanto, los científicos de la New Horizons usarán el tiempo en telescopios terrestres para buscar objetos más distantes del Cinturón de Kuiper que puedan ser candidatos para un sobrevuelo futuro.

Fuente: Science Alert.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.