Por poco colisionan un viejo satélite ruso y los restos de un cohete chino en el espacio

Publicado el
Por poco colisionan un viejo satélite ruso y los restos de un cohete chino en el espacio

Una colisión estuvo a punto de ocurrir en el espacio esta semana / LeoLabs

La basura espacial es un problema real con consecuencias potencialmente catastróficas si ocurre una colisión. Afortunadamente, esta semana nos salvamos de una de esas colisiones. Dos grandes piezas de escombros orbitales pasaron muy cerca la una de la otra el jueves 15 de octubre.

Según la compañía de rastreo espacial LeoLabs, se trató de un antiguo satélite de navegación soviético y una parte de un cohete chino. Ambas piezas se acercaron peligrosamente a una altura de 991 kilómetros sobre la Tierra frente a la costa de la Antártida. El paso ocurrió a las a las 8:56 p.m. EDT.

Por poquito

Los análisis previos de LeoLabs sugirieron que los dos objetos se cruzarían por solo 18 a 25 metros. Esta distancia es demasiado pequeña para un lugar tan vasto como la Órbita Baja (LEO). De hecho, LeoLabs calculó las probabilidades de colisión en más del 10%.

Afortunadamente la colisión no ocurrió. El cuerpo del cohete chino (CZ-4C R/B) “pasó por encima del radar espacial Kiwi de LeoLabs 10 minutos después del TCA”, dijo LeoLabs en Twitter. Luego comentaron que no había signos de escombros y harían un seguimiento informando sobre los riesgos del evento.

Los temores no son infundados. El satélite ruso y el cohete chino tienen una masa combinada de unos 2.800 kilogramos, dijo LeoLabs en un tuit el martes. Los dos cuerpos pudieron haber colisionado a una velocidad relativa de 52,950 km/h, por lo que una colisión habría sido increíblemente destructiva, generando escombros.

Una colisión probablemente habría llevado a un “aumento significativo (10% a 20%) en el entorno de escombros LEO”, dijo en Twitter, el astrónomo Jonathan McDowell. El también rastreador de satélites tiene su sede en el Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica.

Riesgo orbital

Un aumento de ese tipo es significativo. La Agencia Espacial Europea estima que alrededor de 34.000 objetos de más de 10 centímetros de ancho orbitan la Tierra en la actualidad. Además, probablemente exista unos 900.000 objetos orbitales entre 1 y 10 cm y 128 millones en el rango de 1 mm a 1 cm.

Como se sabe, incluso una de esas pequeñas partecitas puede causar un daño considerable a un satélite, gracias a sus grandes velocidades. Por eso, hace poco la ISS tuvo que maniobrar para evitar una colisión con un objeto de basura espacial.

Además, estas ya han ocurrido en el pasado. En 2009 un satélite militar ruso llamado Kosmos 2251 se estrelló contra el satélite de comunicaciones operacionales Iridium 33, generando 1.800 piezas de escombros rastreables para el mes de octubre siguiente. Se desconoce la cantidad de los objetos más pequeños.

Por otro lado, por más irracional que parezca, algunos países han causado colisiones espaciales intencionalmente. En 2007 China probó un misil antisatélite e India hizo lo mismo en 2019, ambos eventos causaron nubes de peligrosos escombros.

Una respuesta a «Por poco colisionan un viejo satélite ruso y los restos de un cohete chino en el espacio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *