Por primera vez, astrónomos detectan una llamarada de rayos X y rayos gamma provenientes de un magnetar

Publicado el
Por primera vez, astrónomos detectan una llamarada de rayos X y rayos gamma provenientes de un magnetar

(NASA)

Un equipo de astrónomos ha observado, por primera vez, un magnetar mientras expulsaba grandes cantidades de energía al espacio. Si bien existían sospechas de que estos objetos astronómicos tenían esta capacidad, nadie había podido probarlo, hasta ahora. 

Los hallazgos fueron presentados en una reunión virtual de la American Astronomical Society, y publicados en Nature y Nature Astronomy.

Magnetares

Un magnetar es un tipo de estrella de neutrones que tiene un campo magnético extremadamente potente. Suelen tener alrededor de 20 kilómetros de diámetro y una masa aproximada de 1,4 masas solares. 

En comparación con los púlsares, los magnetares tienen un movimiento de rotación bastante lento. Mientras los primeros giran hasta cientos de veces por segundo, la mayoría de los magnetares giran una vez cada dos a diez segundos. 

En una galaxia no tan cercana

El 15 de abril del 2020, cinco telescopios espaciales, incluido el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi y el orbitador Mars Odyssey, detectaron una llamarada de rayos X y rayos gamma. Con esto, los astrónomos identificaron que el origen era la galaxia NGC 253, a 11,4 millones de años luz de distancia.

Al principio se pensó que la señal se debía a un tipo de explosión corta de rayos gamma, o GRB. Estas son causadas, generalmente, por colisiones de estrellas de neutrones y otros eventos cósmicos de gran envergadura. Sin embargo, las características de la señal eran bastante extrañas para ser una GRB. 

Posteriormente, el telescopio Fermi capturó rayos gamma con alta energía que llegaron cuatro minutos después de la explosión inicial. Aquí se dieron cuenta que definitivamente no se trataba de una GRB.

Hemos descubierto un magnetar enmascarado en una galaxia cercana y lo hemos desenmascarado”, dijo el astrofísico Kevin Hurley de la Universidad de California, Berkeley, en una rueda de prensa el 13 de enero.

¿Qué causó esta explosión?

Los investigadores creen que la llamarada fue provocada por un terremoto estelar masivo. A modo de comparación, este habría sido mil billones de billones (10^27) veces más grande que el terremoto de 9,5 registrado en Chile en 1960.

El terremoto habría ocasionado que el magnetar libere una gran cantidad de plasma que se alejó con velocidades relativistas, emitiendo rayos gamma y rayos X a medida que avanzaba.

Este hallazgo también podría ayudarnos a comprender mejor las ráfagas de radio rápidas (FRB), otra señal que mantiene despiertos a algunos astrónomos por las noches. Existe evidencia que parece conectar a estos fenómenos con los magnetares. 

Según Victoria Kaspi del McGill Space Institute, es posible que la mayoría de estas ráfagas de radio rápidas provengan de magnetares. “No creo que todavía sea la solución definitiva”, pero es un gran paso, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.