Por primera vez, científicos graban células en el cerebro limpiando neuronas muertas

Publicado el
Por primera vez, científicos graban células en el cerebro limpiando neuronas muertas

¿Qué pasa cuando muere una neurona? Una pregunta aparentemente simple que los investigadores buscan resolver para desbloquear diversos trastornos neurológicos, en especial aquellos vinculados con el envejecimiento y la recuperación de nuestro cerebro.

Un reciente estudio realizado por miembros de la Facultad de Medicina de Yale explica cómo interactúan las neuronas que están a punto de morir frente a las células llamadas gliales, las responsables en eliminar células muertas, y todo lo que esto puede significar para el cerebro.


Una forma de comparar el trabajo de las células gliales es con el trabajo de recolección de basura: «Si dejaras de recolectar basura en la ciudad de Nueva York, no podrías entrar. Habría escombros en todas partes«, dice el Dr. Eyiyemisi Damisah, MD, profesor asistente de neurocirugía de la facultad de Yale. 


Parece fácil entonces comprender qué sucede en nuestro cerebro – al igual que una ciudad – necesita un programa eficiente de eliminación de basura. Y si no se eliminan adecuadamente los desperdicios diarios, obstaculizarían calles, plazas y avenidas, en este caso, nuestro sistema nervioso.

Hasta este punto parece claro entender qué hacen. El problema, indican, es que a diferencia de la vida real donde se puede “sacar la basura” utilizando herramientas y equipos, en el caso del cerebro humano, todavía no se tiene la tecnología suficiente para comprender cómo funciona este proceso por el cual una célula muere y se elimina. Esto se debe – siguiendo la investigación – a lo impredecible que es encontrar el momento y ubicación exacta de la muerte celular. Además, al suceder de forma tan rápida, es complicado capturar el momento con precisión.

La solución ha sido desarrollar métodos fotoquímicos que inducen la muerte de células individuales en ratones de laboratorio. En el artículo llaman a esta técnica “2Phatal”, donde, utilizando marcadores fluorescentes logran observar cómo las células gliales se comunican entre ellas haciendo posible detectar de esta manera a las células muertas.

Todo esto fue captado en video.


«Esta es la primera vez que se ve el proceso en el cerebro de un mamífero vivo«, explican los encargados del proyecto, el Dr. Jaime Grutzendler, el Dr. Harry M. Zimmerman y el Profesor Nicholas y Viola Spinelli de Neurología y Neurociencia en Yale.

«En lugar de golpear el cerebro con un martillo y provocar miles de muertes neuronales, inducir a una sola célula a morir nos permite estudiar lo que sucede justo después de que las células comienzan a morir y observar a las muchas otras células involucradas [en su eliminación]«, dice Dr. Grutzendler. “Esto no era posible antes. Podemos mostrar con gran claridad lo que está sucediendo exactamente y comprender el proceso”.

Los autores además encontraron que los tres tipos de células gliales funcionan de manera coordinada y eliminan con solvencia las células muertas y cualquier otro desecho que detectan a su paso.

Cada tipo de célula tiene funciones diferentes, con límites precisos que dividen el trabajo. Sin embargo, si hay una célula que pierde su capacidad de sentir que a su lado hay una célula moribunda, las otras se hacen cargo, aunque a un ritmo más lento, pero al final el trabajo se termina haciendo.

También descubrieron que existen células gliales que se toman el doble de tiempo en detectar y eliminar “cadáveres de células”. Esto se debe a que se encuentran dentro de un cerebro envejecido. Este es un dato importante pues consideran que la investigación a futuro podría ayudar a encontrar nuevas soluciones para la neurodegeneración y deterioro funcional del cerebro.

«La muerte celular es muy común en las enfermedades del cerebro«, dice el Dr. Damisah, y «comprender el proceso podría proporcionar información sobre cómo abordar la muerte celular en un cerebro lesionado, desde traumatismos craneales hasta derrames cerebrales y otras afecciones«.

Fuente: Sciencealert

Relacionadas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *