¿Por qué el módulo lunar del Apolo 11 parecía hecho de papel?

1

Se han preguntado alguna vez, ¿por qué los módulos lunares de las misiones Apolo parecían tan frágiles y delgados, como si estuvieran hechas de cartón? Si eres muy curioso, tal vez sí.

Como todo lo demás, las etapas de ascenso y descenso de las misiones Apolo se construyeron para ser lo más livianas posible. Pero debido a que sabían que operarían solamente en el vacío, muchas cosas realmente no necesitaban ser resistentes, ni la forma era importante. Nunca tendrían que lidiar con la resistencia aerodinámica. De hecho, la etapa de descenso estaba diseñada para abrocharse en los lugares correctos al aterrizar, así fue como absorbió el impacto. Solo iba a ser usado una vez, este era el método más eficiente de peso para manejar el impacto del aterrizaje.

Además, las complejas mantas de aislamiento que cubrían el módulo tenían muchas capas, y los puntos de contacto entre las capas debían minimizarse para que el calor no pasara a través de ellos por conducción. El material negro es donde finas capas de Inconel formaron la capa externa de la manta aislante, y se pintaron de negro mate con pintura Pyromark para mejorar sus propiedades de emisión de calor, de modo que se enfriaran rápidamente. (El material negro absorbe y emite calor mejor que el material de otros colores). Debajo de la capa negra había capas reflectantes para evitar que el calor de la capa negra penetrara en el módulo. Este tratamiento se realizó donde el escape de los propulsores de control de reacción calentaba los módulos lunares. Tenía una tendencia a arrugarse, y en este módulo en particular, que puede haberse acentuado por el hecho de que, de hecho, se instaló en el último minuto, al igual que las rampas debajo de los propulsores.

Teniendo en cuenta la gran ambición de ir a la Luna por primera vez, no es sorprendente que algunas soluciones fueran de último minuto.

La lámina es mantas Kapton MLI (aislamiento de varias capas), y en realidad es bastante compleja, no se trata de una lámina de papel aluminio.

Credit: National Air and Space Museum – Smithsonian Institution

En los lugares de los módulos lunares que solo necesitaban ser una barrera de calor para la luz solar, la alta reflectividad era el enfoque más eficaz, y esos lugares son del color ámbar brillante del Kapton. Como no hay aire en el espacio para pasar el calor por convección, si reduces la absorción de la radiación térmica al hacer superficies altamente reflectantes o emisivas, y como hay pocos puntos de contacto para pasar el calor por conducción, el aislamiento puede ser altamente efectivo. Con las mantas de aluminio Kapton, los puntos de contacto se redujeron al arrugar a mano una capa interna de la manta. De la Apollo News Reference:

Para hacer un aislamiento aún más efectivo, las hojas de poliamida se arrugan a mano antes de la fabricación de la mantilla. Este arrugamiento proporciona una ruta para la ventilación y minimiza la conductancia de contacto entre las capas.

Por lo tanto, esto se está obligado a hacer que la capa externa sea bastante desigual.

El resto del material de cobertura que se ve también está allí para proteger lo que está debajo de los efectos de la luz solar. Tal vez también pensaban un poco sobre la eliminación del polvo. Eso es todo lo que tiene que hacer, y fue hecho simplemente suficiente para ese trabajo. El ahorro de peso era más importante.

Sin embargo, aunque por fuera parecía hecha de papel, por dentro era bastante compleja. La foto de abajo muestra el módulo lunar en el proceso de ensamblaje, antes de que se le hubiera aplicado el escudo térmico:

Para más información detallada y técnica sobre la construcción de estos módulos pueden consultar el Manual de operaciones LM Apollo.

Traducido de Space Stack Exchange 

Pueden ver más sobre el diseño de naves espaciales en este video de El Robot de Platón

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: