¿Por qué las sobras de pizza saben tan bien?

Publicado el
¿Por qué las sobras de pizza saben tan bien?

Una noche en el refrigerador le da tiempo a los deliciosos sabores de la pizza para fusionarse y suavizarse de manera satisfactoria. La pizza mantiene su estructura cuando está fría, y la capa de tomate evita que la grasa de la cobertura de queso se filtre a la base de la masa.

La temperatura de la pizza afecta la percepción del gusto, y los alimentos fríos generalmente tienen sabores menos intensos que los calientes. A temperaturas entre 15 y 35 °C, los canales sensibles al calor en los receptores del sabor dulce y amargo de la lengua se abren de par en par, desencadenando una reacción en cadena para enviar señales fuertes al cerebro.

A temperaturas más bajas, los canales apenas se abren y las señales son más débiles. Los receptores del gusto salado y agrio no se ven afectados por la temperatura de la misma manera y la pizza fría en realidad puede tener un sabor más salado y muy, muy sabroso.

Fuente: Sciencefocus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.