¿Por qué los acordes menores son tristes y los acordes mayores felices?

Publicado el
¿Por qué los acordes menores son tristes y los acordes mayores felices?

Llamamos «acorde» a cada conjunto de notas que se canta o se toca simultáneamente. Incluso la combinación armónica más simple transmitirá algún tipo de emoción reconocible. Por qué y cómo ocurre esto ha sido durante mucho tiempo un tema de intriga y debate para músicos, psicólogos, físicos e incluso matemáticos.

Un acorde ‘mayor’ simple está compuesto por las notas primera, tercera y quinta de una escala mayor. Los adultos y niños occidentales lo identifican de manera confiable como un acorde feliz. No obstante, si bajamos la nota media en un semitono, es decir una tecla blanca o negra a la izquierda en un piano, pasaría a convertirse en un acorde ‘menor’, el cual generalmente se escucha como triste.

Este fenómeno parece reflejarse en el lenguaje natural. Investigaciones han demostrado que el habla triste tiende a usar notas de acordes menores y el habla feliz acordes mayores. Los neurocientíficos afirman, según sus estudios, que los acordes mayores y menores provocan su propio patrón distintivo de actividad en los centros emocionales del cerebro. Algunos han argumentado que hay una base física para esto.

En el siglo XIX, el científico alemán Hermann von Helmholtz demostró que los acordes menores crean ondas de sonido más complejas, menos armoniosas y menos cómodas de procesar.

Si se tratase de un fenómeno inherentemente biológico, esperaríamos que estas percepciones fueran universales en todas las culturas y, si bien es común, no siempre es así. Por ejemplo, las tribus Khowar y Kalash, nativas del noroeste de Pakistán, mostraron exactamente el patrón opuesto a los oyentes occidentales, vinculando acordes menores con emociones positivas y acordes mayores con emociones negativas.

En ese sentido, aunque existan razones matemáticas y físicas por las que los humanos comenzaron a usar los acordes de esta manera, la investigación sugiere que nuestra tendencia a escuchar emociones en los acordes se aprende, al menos en parte, a partir de una exposición muy temprana y prolongada a las asociaciones; las cuales ocurren constantemente dentro de la música de nuestra cultura, e incluso en el habla cotidiana.

Fuente: sciencefocus

Una respuesta a «¿Por qué los acordes menores son tristes y los acordes mayores felices?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.