¿Proceden los diamantes del carbón?

1

Seguramente habrás escuchado que los diamantes se producen debido a que se ha ejercido una gran presión sobre el carbón a través de millones de años. Esto no es verdad, los diamantes no proceden del carbón.  Según los geólogos, casi todos los diamantes se formaron en el supereón precámbrico, hace aproximadamente mil millones de años, cuando todavía no había plantas. El carbón que tenemos ahora se formó a partir de los restos muertos de vegetación luego de un proceso de millones de años. Su primera aparición puede remontarse a 300 tal vez 400 millones de años atrás, pero no a mil millones de años. Entonces, ¿cómo se supone que los diamantes se han formado de carbón que ni siquiera existía entonces? Esta es la mayor evidencia de que los diamantes no proceden del carbón. Entonces cómo se forman los diamantes. Los estudios indican unas cuántas maneras

Primero, en el manto de la Tierra, Los diamantes naturales requieren temperaturas muy altas (que van de 900 a 1300 grados Celsius) y una presión que existe sólo a profundidades de 140 a 190 kilómetros en el manto de la Tierra para formarse. A diferencia de otras piedras preciosas que están formadas por una combinación de elementos, los diamantes se componen de un solo elemento, carbono. Los minerales que contienen carbono presentes en la Tierra en esas profundidades se cristalizan para formar diamantes debido a la inmensa presión junto con el calor del magma fundido. Sin embargo este entorno crítico de temperatura-presión para la formación y estabilidad del diamante no está presente en todo el mundo. Se piensa que se puede encontrar principalmente en el manto bajo las placas continentales

Pero recuerden que están a 140 km. bajo la superficie. Eso es bien abajo, cómo llegan hasta la arriba. Pues gracias las erupciones volcánicas de fuentes profundas las cuales arrancan trozos del manto y trasladan los diamantes hasta la superficie. Ahora, no se trata de cualquier erupción volcánica, son como dije, bastantes profundas y es un tipo de erupción que es extremadamente rara y no ha ocurrido desde que los científicos las han descubierto. Pero no es la única forma de obtener diamantes, también se pueden encontrar en las zonas de subducción, que es el área que se forma cuando una placa tectónica se ve forzada a entrar al manto, como se puede observar en la figura. Pero estos diamantes son muy pequeños y bastante raros. Otra forma es a través del impacto de asteroides, Cuando estos golpean la tierra, se producen temperaturas y presiones extremas. Por ejemplo: cuando un asteroide de 10 kilómetros de ancho golpea la tierra, puede viajar hasta 15 a 20 kilómetros por segundo. Un impacto a esa super velocidad puede producir una explosión de energía equivalente a millones de armas nucleares y temperaturas más altas que la superficie misma del sol. Pero, ¿cómo es que se sabe esto?, pues se han encontrado diamantes diminutos alrededor de varios sitios de impacto de asteroides. Pero no solo se forman aquí en la Tierra, Los investigadores de la NASA han detectado un gran número de nanodiamantes en algunos meteoritos y también han encontrado fuertes indicios de que debido a las altas presiones podría llover diamantes en los gigantes gaseosos del Sistema Solar. Además de todo eso se ha podido también replicar esta lluvia de diamantes en el laboratorio pero solo por un muy breve período de tiempo.

Esperen no estén alistando sus maletas para ir a Júpiter o para ir a ese laboratorio. Los diamantes son más comunes de lo que muchos creen, no es tan difícil encontrarlos aquí en la Tierra. Industrialmente se utilizan en varias herramientas y su uso comercial como piedra preciosa está bastante… sobrevalorado. 

Para más información sobre este tema pueden consultar al siguiente video

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: