¿Qué pasaría si una estrella rebelde alterara nuestro sistema solar?

Publicado el
¿Qué pasaría si una estrella rebelde alterara nuestro sistema solar?

Representación de una estrella acercándose peligrosamente a nuestro Sistema Solar. / Robotitus

Nuestro Sistema Solar, un sistema estelar predecible y estable que ha evolucionado durante miles de millones de años, sigue una trayectoria fija alrededor del Sol, cuya atracción gravitacional central domina el sistema. No obstante, ¿qué sucedería si una estrella ajena se acercara demasiado?

Un estudio que se publicará en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society explora este escenario inquietante. Se considera la posible intrusión de una estrella rebelde a menos de 100 Unidades Astronómicas (UA) del Sol, y cómo esto podría impactar nuestra estabilidad sistémica.

La Tierra, un planeta relativamente pequeño en comparación con la masa solar, sería particularmente vulnerable a cambios gravitacionales. ¿Qué implicaría este evento para nosotros?

 

Probabilidades 

El estudio, liderado por Sean Raymond del Laboratoire d’Astrophysique de Bordeaux, CNRS, sugiere que la llegada de una estrella rebelde podría perturbar significativamente el equilibrio de nuestro Sistema Solar, planteando serias amenazas para la habitabilidad terrestre.

Se estima que existe una probabilidad del 1% de que se encuentre una estrella rebelde en el próximo milenio. Esta posibilidad podría desencadenar consecuencias graves, incluyendo colisiones entre planetas, alteraciones orbitales e incluso la expulsión o captura de la Tierra por la estrella intrusa.

Para comprender las implicaciones de tal encuentro, los investigadores realizaron 12.000 simulaciones de cuerpos N, incorporando varias masas y trayectorias para la estrella rebelde.

 

Resultados inquietantes

En más del 95% de los escenarios, los ocho planetas del Sistema Solar sobrevivieron al encuentro, aunque con órbitas potencialmente alteradas. Las consecuencias variaron desde perturbaciones menores hasta eventos catastróficos, como colisiones o expulsiones planetarias.

Mercurio emergió como el planeta más vulnerable, con una probabilidad del 2,54% de colisión con el Sol. La Tierra enfrentó un riesgo del 0,48% de colisión con otro planeta y un 0,24% de colisión con el Sol. Las simulaciones sugirieron posibles escenarios extremos, como la expulsión de la Tierra o su captura por la estrella rebelde.

Los resultados también evaluaron el destino de la Tierra si fuera expulsada a la Nube de Oort o capturada por la estrella rebelde. En tales escenarios, la habitabilidad de la Tierra se vería gravemente comprometida, ya sea congelándose como un planeta rebelde o enfrentando un futuro incierto en una nueva disposición estelar.

A pesar de estas posibilidades, el estudio enfatiza que la probabilidad de tal encuentro estelar es sumamente baja. Incluso si ocurriera, el Sistema Solar conservaría en gran medida su estructura actual, con algunas alteraciones orbitales. Esperemos que este evento nunca se materialice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *