Quijada de denisovano descubierta en una cueva remota en el Tíbet muestra que vivieron allí mucho antes que los humanos

0

Una investigación publicada en línea el 1 de mayo en Nature, muestra que una quijada de denisovano descubierta en una cueva en la meseta tibetana, indica que el Homo sapiens no fue el primer ser humano en conquistar tales alturas.
 

Los denisovanos, han sido conocidos solo a través de los fósiles de una cueva de montaña de Altai en Siberia, este nuevo descubrimiento confirma su existencia más allá de ella. Esta misteriosa especie de humanos antiguos, es considerada un grupo hermano de neandertales (H. neanderthalensis). Esto significa que se cree que ambos evolucionaron a partir de una especie humana ancestral compartida.

«Encontrar evidencia de un denisovano en el altiplano de 4 500 metros muestra que la evolución humana fue mucho más complicada de lo que pensábamos», dice el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Alemania.

«Tenemos al H. erectus, que vivió hace aproximadamente 2 millones de años, grupos de homínidos Denisovanos … luego nuestra especie. Cada vez que hubo un poco de mezcla y reemplazo», dijo Hublin en una conferencia de prensa sobre los hallazgos.

Por mezcla, Hublin significa que estas diferentes especies humanas, incluida la nuestra, tuvieron relaciones sexuales entre sí. Al hacerlo, integramos genes de estas especies antiguas en nuestro genoma humano moderno, con rastros de ADN de denisovanos detectados en las poblaciones humanas modernas locales y en personas tan lejanas como Australia.

La mayor parte de lo que sabemos acerca de los Denisovanos hasta ahora proviene del ADN, que fue secuenciado a partir de los huesos en la cueva de la montaña Altai. Esto incluía una variante genética, o mutación, llamada EPAS1, que se ha relacionado con la capacidad de las personas del Himalaya para resistir la hipoxia, las condiciones de bajo oxígeno que se encuentran en las alturas.

Pero como los fósiles de denisovano anteriores se habían encontrado a una altitud de 700 metros, la razón por la que poseían estos genes de ambientes extremos nunca se había conocido.

«Hasta hoy, nadie se imaginó que los humanos arcaicos pudieran vivir en un ambiente así», dijo Hublin, y explicó que se creía que vivir en entornos tan desafiantes y de gran altitud solo se había logrado en humanos modernos como nosotros, hace solo 40 000 años.

«Las poblaciones relacionadas con denisovanos probablemente vivieron durante mucho tiempo en la meseta tibetana, y por esta razón, una mutación de este tipo se fijó en estos homínidos fósiles y luego se transmitió a los invasores modernos», dijo Hublin.

El fósil de denisovano recién descubierto fue encontrado originalmente por un monje local en 1980, y finalmente fue transferido a la Universidad de Lanzhou. Consiste en la mitad de la mandíbula inferior, junto con algunos molares grandes intactos.

Uno de estos molares aún no había salido del todo, señaló Hublin, sugiriendo que la mandíbula pertenecía a un adolescente Denisovan.

El investigador en proteómica Frido Welker de la Universidad de Copenhague en Dinamarca describió cómo la falta de ADN preservado significaba que tenían que usar proteínas para identificar a qué especie pertenecía la mandíbula.

El equipo pudo aislar ocho tipos diferentes de proteínas que formaban la estructura de colágeno del fósil, que estaban en fragmentos que constituían entre el 5 y el 90 por ciento de su estructura completa.

Esto fue suficiente para comparar las proteínas con las de otras especies de homínidos conocidas, y para identificar la evidencia de que los aminoácidos de las proteínas coincidían más con el ADN de los fósiles de denisovanos de la montaña Altai.

La datación por radioisótopos colocó la mandíbula alrededor de los 160 000 años. En contraste, la evidencia más antigua de H. sapien en estas altitudes extremas se había fechado en unos 30 000 a 40 000 años atrás.

«Los homininos arcaicos ocuparon la meseta tibetana en el Pleistoceno medio y se adaptaron con éxito a ambientes de alta oxígeno y baja altura mucho antes de la llegada regional del moderno Homo sapiens», dijo la arqueóloga Dongju Zhang de la Universidad de Lanzhou en China.

Zhang dijo que el equipo planea volver a visitar la cueva del Himalaya, que también es un lugar sagrado para la población local, en seis meses, y esperan que se les conceda permiso para una nueva excavación el próximo año.

No podemos esperar a escuchar qué más encuentran sobre nuestros antiguos orígenes y los otros seres humanos con los que una vez compartimos nuestro mundo.

Fuente: New Scientist.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.