¿Realmente pueden crecer las uñas y el cabello después de morir?

Publicado el
¿Realmente pueden crecer las uñas y el cabello después de morir?

Este es un mito tan poderoso que ha quedado siempre en la mente de la cultura popular, incluso hay quienes están tan seguros que afirman haber observado cambios en el cuerpo de una persona luego de ver su cadáver unos días después. 

La respuesta ante esta pregunta es un rotundo no. Y es fácil de argumentar: un cadáver no produce nuevas células. Lo que vemos “crecer” no es realmente uñas o cabello, sino que la piel que las rodea comienza a deshidratarse y por eso pareciera que las uñas se van alargando.

A esta conclusión hay que también mencionar lo siguiente: las células no mueren todas al mismo tiempo. Por ejemplo, las células nerviosas demoran unos cinco a siete minutos en morir si el cuerpo no genera glucosa.

Para crecer, las uñas necesitan también glucosa. Con esta se crean nuevas células que “empujan” a las antiguas hacia adelante. Sin glucosa ya no hay mayor aumento de uñas. Con el cabello ocurre algo similar: se necesita glucosa para crear nuevos folículos, que son los que se encargan del crecimiento del cabello.

Fuente: BBC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *