Relámpago en el interior de este feroz huracán hizo estallar un haz de antimateria en la Tierra

12

Cuando el huracán Patricia se estrelló contra la costa oeste de México en octubre del 2015, fue el huracán más fuerte del Pacífico que se haya registrado, pero algo más dentro del vórtice también ayudó a que la violenta tormenta hiciera historia.

Desde el interior del ciclón tropical más intenso registrado en el hemisferio occidental, por primera vez los científicos observaron un haz descendente de positrones a medida que se desataba durante un destello de rayos gamma terrestres.

Los destellos de rayos gamma terrestres (Terrestrial gamma ray flashes-TGF) ocurren unas mil veces al día durante tormentas eléctricas, pero no siempre son fáciles de capturar, duran solo milisegundos, durante los cuales liberan energías de hasta 20 millones de electronvoltios.

Estos eventos se detectaron por primera vez desde el espacio en la década de 1990 usando detectores de rayos gamma basados en el espacio, y desde hace tiempo se predice teóricamente que los destellos de rayos gamma, que se dirigen hacia el cielo, irían acompañados de algo más: un haz descendente de positrones , la contrapartida antimateria de los electrones.

Huracán Patricia (NASA)

Ahora, gracias a una valiente tripulación de vuelo que pilotó el avión Hurricane Hunter de la NOAA directamente a través de la imponente pared del ojo del huracán Patricia, en realidad hemos podido observar directamente este intenso fenómeno.

“Esta es la primera confirmación de esa predicción teórica, y muestra que los TGF están perforando la atmósfera de arriba a abajo con radiación de alta energía”, dice uno de los investigadores, el físico David Smith de UC Santa Cruz.

“Este evento pudo haber sido detectado desde el espacio, como casi todos los otros TGF reportados, como un haz ascendente causado por una avalancha de electrones. Lo vimos desde abajo debido a un rayo de antimateria (positrones) enviado en la dirección opuesta”.

Según los investigadores, sus hallazgos deberían ahora facilitar la detección de los TGF en el futuro, sin recurrir a los huracanes ni al espacio, utilizando instrumentos terrestres a gran altura.

Huracán Patricia (NASA)

“Lo detectamos a una altitud de 2.5 kilómetros, y calculé que nuestros detectores podrían haberlo reducido a 1.5 kilómetros”, dice Smith.

“Esa es la altitud de Denver, por lo que hay muchos lugares donde, en teoría, podrías verlos si tuvieras un instrumento en el lugar correcto en el momento correcto durante una tormenta eléctrica”.

Los investigadores hicieron su descubrimiento utilizando un dispositivo llamado Airborne Detector for Energetic Lightning Emissions (ADELE) mk II, que detecta los rayos X y los rayos gamma producidos por los positrones que se mueven hacia abajo.

Más recientemente, los científicos en Japón han observado algunos de los mismos fenómenos, detectando antimateria generada por una feroz tormenta eléctrica en la costa de Japón el año pasado, y la NASA con frecuencia registra los TGF de los satélites.

A pesar de este tipo de observaciones, los investigadores dicen que todavía hay mucho trabajo por hacer para comprender completamente los mecanismos que impulsan los TGF y las condiciones específicas requeridas para impulsar una ‘avalancha’ de electrones hacia arriba a casi la velocidad de la luz, mientras sus equivalentes de antimateria se canalizan hacia la superficie de la Tierra.

El dispositivo ADELE podría ayudar aún más en ese sentido, permitiendo que los TGF se detecten de cerca cuando ocurran, aunque los investigadores advierten que nadie querría acercarse demasiado al evento: la dosis de rayos gamma sería insignificante a aproximadamente un kilómetro de distancia, pero más cerca podría no ser aconsejable.

“Es hipotéticamente un riesgo, pero las probabilidades son bastante pequeñas”, dice Smith.

“No les pido a los pilotos que vuelen en tormentas eléctricas, pero si van a ir de todos modos, pondré un instrumento a bordo”.

Los resultados son reportados en el Journal of Geophysical Research: Atmospheres.

Este artículo fue originalmente publicado en Science Alert por Peter Dockrill.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

12 comentarios

  1. Antes de nada decir que me gustan muchísimo cada una de las entradas de Robotitus y los vídeos del Robot de Platón. Pero hoy escribo un poco puntilloso, perdóname. Es por la expresión “hemisferio occidental”. Sé que no es lo principal de la información, que es, de por sí, realmente importante. Sin embargo, cuando sé de tu gusto por la precisión en los datos, los dos términos juntos me chirrían un poco. Perdona el atrevimiento de escribir, más cuando lo que tengo que estar es agradecido por toda tu labor. Entiendo lo que en realidad se quiso expresar. En cualquier caso, ya es un gusto saber que existe la posibilidad de que leas el mensaje.
    Un saludo de un seguidor desde España.

  2. Fernando Gonzalez el

    Bastante interesantente, pero, pudieras explicar este suceso en uno de tus videos, porfavor, un saludo y sigue creciendo lo estas haciendo bastante bien.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: