Restos del descontrolado cohete chino caerán muy probablemente el 9 de mayo

Publicado el
Restos del descontrolado cohete chino caerán muy probablemente el 9 de mayo

Cohete Long March 5B que llevó al primer módulo de la estación espacial china / CCTV

Lo que debió haber sido un lanzamiento auspicioso ha terminado por ser un evento de gran preocupación para los interesados en la exploración espacial. La etapa central de un cohete Long March 5B se encuentra en este momento cayendo descontroladamente a tierra. El propulsor había colocado con éxito el primer módulo de la estación espacial china Tianhe la semana pasada.

De acuerdo a los últimos cálculos del Centro de Estudios de Reingreso y Escombros Orbitales (CORDS), los restos del cohete caerán muy probablemente el 9 de mayo. Aunque aun es demasiado pronto para saber, el pedazo de chatarra espacial de 21 toneladas llegará a las 04:19 UTC (00:19 ET). El margen de error es de +/- 8 horas.

El punto exacto donde el cohete entrará a la atmósfera se conocerá sólo dentro de “horas” de su reentrada. El cohete viaja a aproximadamente 29.000 km/h, lo que significa que un pequeño cambio en su órbita cambiaría su trayectoria de manera significativa.

La reentrada del Long March 5B es inusual porque durante el lanzamiento, la primera etapa del cohete alcanzó la velocidad orbital en lugar de caer hacia abajo como es práctica común. El cuerpo del cohete vacío se encuentra ahora en una órbita elíptica alrededor de la Tierra, donde está siendo arrastrado hacia una reentrada incontrolada.

Lugar probable

Según la órbita actual del cohete, los escombros podrían caer en cualquier parte del planeta entre los paralelos 41° latitud norte/sur. Esto quiere decir que podrían impactar en ciudades como Nueva York, Madrid o Beijing, al norte; Chile o Wellington, Nueva Zelanda, al sur.

La línea azul muestra la ruta orbital antes de la reentrada y la línea amarilla es la ruta futura prevista

Es probable que gran parte del cohete se queme al volver a entrar, pero a los expertos les preocupa que algunos escombros lleguen a la Tierra. Aunque podría golpear un área poblada, es mucho más probable que no lo haga. La mayor parte de la superficie de la Tierra es océano y gran parte de su tierra está deshabitada.

“El riesgo de que los escombros causen daños es bastante pequeño”, dijo el astrofísico de Harvard Jonathan McDowell a CNN. El riesgo típico de que un individuo sea golpeado es “uno entre muchos miles de millones», añadió el científico.

Sin embargo, algún riesgo existe. La última vez que un cohete chino Long March 5B, similar al que se lanzó esta vez, volvió a entrar en la atmósfera, los escombros aterrizaron en edificios en dos aldeas de Costa de Marfil.

No es la primera vez

McDowell dijo a Space News que permitir que los escombros regresen a la atmósfera sin control es inaceptable. “Desde 1990 no se ha dejado deliberadamente en órbita más de 10 toneladas para volver a entrar sin control”, dijo.

De hecho, esta no es la primera vez que un objeto espacial chino se precipita a Tierra sin control. En abril del 2018, la estación espacial china Tiangong-1 se “desorbitó” y luego de caer durante semanas, se estrelló en el Océano Pacífico.

El cohete Long March 5B transportaba el primer componente de la estación espacial de China, que el gigante asiático pretende completar para el 2022. El lanzamiento fue una de las 11 misiones planificadas para construir la estación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.