Ríos ocultos de agua cálida ponen en riesgo a uno de los glaciares más grandes de la Antártida

Publicado el
Ríos ocultos de agua cálida ponen en riesgo a uno de los glaciares más grandes de la Antártida

El equipo estudió en fondo del glaciar Thwaites / Alex Mazur

Desde hace unos años sabemos que uno de los glaciares más grandes e inestables de la Antártida se está deslizando hacia el océano. Ahora, según dos estudios publicados en Cryosphere, ya conocemos la razón: existen ríos ocultos de agua cálida corriendo bajo su base. El cambio climático podría acelerar ese proceso.  

La investigación fue llevada a cabo por el British Antarctic Survey y midió las fluctuaciones en la gravedad, el radar y las ondas sísmicas. Gracias a esto los científicos pudieron mapear con precisión dónde estos canales de deshielo de los glaciares atraviesan el lecho marino profundo.

“Fue fantástico poder mapear los canales y el sistema de cavidades ocultos debajo de la plataforma de hielo; son más profundos de lo esperado, algunos tienen más de 800 metros de profundidad”, dijeron los investigadores en un comunicado. “Forman el vínculo fundamental entre el océano y el glaciar”, añadieron.

El glaciar

El glaciar Thwaites es un vasto bloque de hielo que desemboca en Pine Island Bay en la Antártida occidental. Thwaites se ha movido hacia el océano durante toda su existencia, pero esa tasa de movimiento se ha quintuplicado en los últimos 30 años. En este momento, la nieve en la parte trasera del glaciar ya no puede reponer el hielo perdido en el frente.

Ese hielo perdido ha contribuido a aproximadamente el 4% del aumento global del nivel del mar durante esas tres décadas. Además, si todo el glaciar colapsara en el océano, el nivel del mar aumentaría en unos 65 centímetros. Por eso, los científicos están tratando de comprender la dinámica que impulsa el movimiento de Thwaites y qué tan rápido estos procesos están acelerando el deshielo.

Esta nueva investigación combinó varias técnicas de detección debajo de los glaciares para construir mapas detallados de esos canales ocultos. El método clave fue detectar directamente la gravedad desde el fondo marino.

Los resultados

Según los investigadores lo más importante ocurre en la zona donde se encuentran el lecho marino, el agua y el hielo bajo el glaciar. El hielo es menos denso y más ligero que el agua y esta diferencia de masa hace que la gravedad fluctúe. Los instrumentos sensibles en botes o aviones pueden detectar esas fluctuaciones, revelando detalles ocultos en las profundidades de la superficie del hielo.

El equipo combinó esos datos de gravedad con mediciones de radar y sísmicas tomadas en la superficie del hielo. El resultado es la descripción más completa hasta ahora de ese mundo oculto, donde el agua cálida se desliza por el fondo del glaciar. El término técnico para esta descripción es “batimetría”.

“Nuestros resultados confirman que un importante canal marino de más de 800 metros de profundidad se extiende decenas de kilómetros hacia el frente del glaciar Thwaites”, escribieron. “Mientras que las plataformas de hielo adyacentes están sustentadas por una batimetría más compleja”, añadieron.

El estudio además encontró que los fondos de hielo más joven se ajustan firmemente al fondo marino irregular. Así mismo, las plataformas de hielo más antiguas tienden a tener fondos más planos. Detalles como ese ayudarán a los científicos a refinar los modelos de cómo se mueve el hielo sobre los fondos oceánicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *