Compañía crea robots autónomos con GPS que imitan el vuelo de los pájaros

Publicado el
Compañía crea robots autónomos con GPS que imitan el vuelo de los pájaros

Festo

Las aves siempre han sido fuente de inspiración para los humanos. Desde el inicio de la civilización, hemos querido replicar su forma de volar.

Ahora, Festo – fabricantes de drones y que en el pasado han creado robots imitando el aspecto y movimientos de animales – han desarrollado pájaros robóticos llamados Bionic Swifts.

Si observamos el video que presentan se ven bastante reales, tanto en aspecto como en los movimientos.

Los movimientos son muy ágiles. Las aves pesan solo 42 gramos. Las plumas no son reales, están compuestas de espuma flexible y se superponen entre ellas – como el tejado de un techo – conectándose a una pluma de carbono.


Se ha tratado que todo el movimiento imite lo más posible a las aves, a partir de los principios de la biomimética – ciencia que estudia la naturaleza como fuente de inspiración para resolver problemas de adaptación – por ello dentro de cada Bionic Swifts hay una carcasa para el mecanismo de aleteo de ala y la matriz que la comunica.
Por dentro posee un motor, baterías y circuitos de control y localización.

Cada ave tiene una tipo de “conciencia espacial” al estar conectada a GPS lo que las ayuda a volar de forma coordinada.


Ahora, la pregunta es para qué puede servir todo este invento más allá de su logro en imitar el vuelo de las aves.



Festo dice que sus robots podrían usarse para localizar con precisión dónde se están moviendo los productos en una fábrica inteligente en el futuro, anticipando y evitando cuellos de botella.


Imitar el vuelo de los pájaros podría tener un objetivo más simple: el transportar materiales, pero en vez de entrenar a las aves reales, serán estas las que hagan ese trabajo.

Fuente: Popular Mechanics 

Relacionadas:

Una respuesta a «Compañía crea robots autónomos con GPS que imitan el vuelo de los pájaros»

  1. Una aplicación que se me ocurre sería la de introducir aves artificiales en un ecosistema de la especie que imitan. Podría servir para controlar plagas, como palomas en ciudades, o simplemente como una nueva forma de experimentación, y no solo con aves, sino con todo tipo de animales.
    Incluso llendo más lejos, podría imitarse según los sentidos que satisfagan los modelos, ya sean visual, auditivo, táctil, hormonal, o de instinto, pudiendo, por ejemplo, «hacer pensar» a las plantas que hay una planta invasora sin que exista esta realmente, tan solo estimulando las partes necesarias para la comunicación, como pueden ser las raíces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *