¿Se le puede atribuir a un volcán la caída de la República de Roma?

Publicado el
¿Se le puede atribuir a un volcán la caída de la República de Roma?

La erupción del volcán Okmok II en el año 43 a.C. generó una temporada de frío tan dañina que logró afectar los regímenes políticos asentados el Mediterráneo.

¿Es posible que la erupción de un volcán que se encuentre al otro lado del mundo pueda desestabilizar todo un régimen político?

A partir de esta hipótesis, historiadores y científicos han sospechado durante años que los cambios drásticos en el clima tuvieron un papel relevante que aceleró la caída de la República Romana.

Repasemos la historia. Julio César fue asesinado el 15 de marzo del año 44 a. C. Lo que aconteció después fue una etapa de inestabilidad política.

Esto generó la guerra civil entre Octavio  – hijo adoptivo de César  –  y el general Marco Antonio. Pero lo que también llegó fue una de las peores temporadas de hambruna y frío en toda la zona del Mediterráneo.

Malas cosechas, muchas enfermedades y todo tipo de disturbios generaron al menos dos años de lo que se llamó una de las más nefastas etapas para la ya complicada e inestable República la cual se convirtió en Imperio.

Un equipo compuesto por historiadores y científicos llegaron hasta la isla de Inmak en Alaska para analizar al volcán Okmok II. Se sabe que entró en erupción en el año 43.a.C.

La isla de Umnak en Alaska, en las Aleutianas. Se muestra la enorme caldera de 10 km de ancho (arriba a la derecha), creada en gran parte por la erupción Okmok II de 43 a. C. en los albores del Imperio Romano. Crédito: US Geological Survey

Tras analizar la ceniza volcánica (llamada tefra) encontraron núcleos de hielo del Ártico. Las conclusiones de la investigación se pueden revisar en la publicación que apareció esta semana en PNAS.

Según el estudio, tras la erupción de Okmok II, los siguientes años fueron algunos de los más fríos en el hemisferio norte en los últimos 2 500 años, e incluso la década siguiente se encuentra en la cuarta más fría de esa etapa.

Este núcleo de hielo fue utilizado para desarrollar registros detallados de las precipitaciones volcánicas de la erupción de Okmok II en 43 a. C.

Se cree que la temperatura promedio descendió 7 grados Celsius de lo normal.

«En la región mediterránea, estas condiciones húmedas y extremadamente frías durante la importante temporada agrícola de la primavera al otoño probablemente redujeron el rendimiento de los cultivos y agravaron los problemas de suministro», afirma el arqueólogo Andrew Wilson, de la universidad de Oxford.

«Estos hallazgos dan credibilidad a los informes de resfriados, hambrunas, escasez de alimentos y enfermedades descritas por fuentes antiguas», concluye.

Es claro que la caída de la República Romana y el Reino Ptolemaico no se debió únicamente a un tema meteorológico, sin embargo, sí se puede ahora confirmar que los efectos climatológicos a causa de la erupción de Okmok II tuvieron un papel de indudable importancia a nivel social y económico.

Esta interesante investigación abre nuevas formas de conectar el pasado de una forma diferente.

Relacionadas:

Una respuesta a «¿Se le puede atribuir a un volcán la caída de la República de Roma?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *