Sembrar bosques podría enfriar la atmósfera de la Tierra más de lo que se pensaba

Publicado el
Sembrar bosques podría enfriar la atmósfera de la Tierra más de lo que se pensaba

Bosque nuboso / Pexels

Después de todo, sembrar más árboles sí ayudaría a enfriar el planeta y combatir el cambio climático. La clave sería hacerlo en zonas templadas en EE.UU. donde podrían generar nubes frías. La investigación fue publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Los ingenieros ambientales de la Universidad de Princeton analizaron los registros satelitales durante los años 2001 a 2010 de la cobertura de nubes en latitudes de entre 30 y 45 grados. Dicha región abarca gran parte de EE. UU. y Eurasia.

El equipo comparó las condiciones en áreas donde se habían plantado o replantado bosques con regiones sin cobertura de árboles. Encontraron que los bosques en latitudes medias atraían más nubes, que ayudaba a reflejar la luz solar de regreso al espacio y mantenía el área más fresca.

Las nubes formadas son del tipo correcto. Se trata de estratos gruesos y largos formados cuando el Sol está más alto, mejorando así sus efectos refrescantes.

Albedo

El albedo, o la reflectividad de la superficie de la Tierra, es un factor clave en el clima tanto global como regional. “Los bosques absorben grandes cantidades de radiación solar como resultado de tener un albedo bajo”, explicó el autor principal del estudio, Amilcare Porporato.

Los árboles no solo absorben CO2, sus hojas también son más oscuras que las praderas y el desierto, además atraparían el exceso de calor. En las zonas tropicales, cualquier calentamiento causado por la cubierta forestal es superado con creces por el carbono que almacenan los árboles.

Sin embargo, los expertos en clima no estaban seguros sobre si ese principio se mantenía en bosques de climas más templados, donde no hay vegetación durante todo el año. “En los trópicos, el bajo albedo se compensa con la mayor absorción de CO2 por la densa vegetación durante todo el año”, señaló Porporato.

“Pero en climas templados, la preocupación es que el calor atrapado por el Sol podría contrarrestar cualquier efecto de enfriamiento que proporcionarían los bosques al eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera”, añadió el equipo.

Hasta ahora nadie había estudiado el efecto en el albedo de plantar árboles en latitudes medias. “Demostramos que, si se tiene en cuenta que las nubes tienden a formarse con mayor frecuencia sobre áreas boscosas”, dice Porporato. “… entonces plantar árboles en áreas extensas es ventajoso y debe hacerse con fines climáticos”, añade.

Aun así, plantar árboles no siempre es la solución al cambio climático: en los climas del norte, puede tener un efecto de calentamiento neto. Necesitamos de otro tipo de estrategias como la reducción de gases de efecto invernadero.

Críticas

Sin embargo, algunos especialistas creen que plantar árboles no es una estrategia eficaz. La tierra necesaria para lograr los objetivos globales de carbono ‘neto cero’ para 2050 sería cinco veces el tamaño de la India.

La ONG Oxfam comentó hace poco que se necesitarían al menos 3 mil millones de acres de nuevas tierras forestales para compensar las emisiones. “alcanzar ese objetivo era matemáticamente imposible”, explicaron.

Más de 120 países, incluidos la UE, Japón y Corea del Sur, han prometido ser “cero neto” a mediados del siglo XXI. El compromiso implica compensar las emisiones inevitables eliminando los gases de efecto invernadero de la atmósfera con nuevas tecnologías y estrategias basadas en la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.