Solo una dosis de psilocibina vuelve a generar conexiones cerebrales perdidas en ratones deprimidos

Publicado el
Solo una dosis de psilocibina vuelve a generar conexiones cerebrales perdidas en ratones deprimidos

(Ling-Xiao Shao et. al. / Neuron, 2021)

Los “hongos mágicos” están posicionándose como una muy efectiva alternativa para tratar la depresión y otros trastornos afectivos. Psiquiatras han demostrado que una sola dosis de psilocibina en ratones provocó el crecimiento de las espinas dendríticas, crecimientos de membranas que pueden formar conexiones sinápticas en las dendritas de neuronas en la corteza prefrontal medial. El artículo fue publicado en la revista Neuron.

El principio activo de los hongos alucinógenos es la psilocibina, una sustancia estructuralmente similar al neurotransmisor endógeno serotonina. Su efecto se debe a la estimulación de los receptores de serotonina 5-HT2A y, en menor medida, a un aumento de la concentración de dopamina en los ganglios basales.

A su vez, la serotonina está muy asociada con los estados afectivos. Se sabe que la disfunción de las vías serotoninérgicas conduce a la aparición de diversos trastornos mentales, siendo el más común la depresión clínica.

La famosa psilocibina

Por otro lado, la corteza prefrontal juega un papel importante en el desarrollo de la depresión. Además de la mayoría de las funciones cognitivas, también es responsable del control emocional. Numerosos estudios de neuroimagen y experimentos en organismos modelo han verificado que con la depresión, algunas de las neuronas de la corteza prefrontal (en particular, las serotoninérgicas) se atrofian. Las dendritas pierden sus espinas y las conexiones sinápticas se debilitan.

Debido a eso, los investigadores buscan compuestos que restauren las conexiones neuronales. Uno de ellos: la psilocibina. Por ejemplo, este año, científicos daneses evidenciaron que una sola dosis de psilocibina aumentaba el número de sinapsis en los cerebros de los cerdos.

En 2018, expertos de la Universidad de California en Davis, demostraron que se forman nuevas espinas dendríticas en las dendritas de neuronas bajo la influencia de drogas psicodélicas. Nuevamente, los experimentos utilizaron un cultivo cortical artificial de una rata.

Neuronas espinadas

Ahora, investigadores dirigidos por Ling-Xiao Shao de la Universidad de Yale probaron que la psilocibina estimula el crecimiento de espinas dendríticas en neuronas de la corteza prefrontal medial en ratones vivos. En el trabajo, emplearon 12 ratones de la línea transgénica Thy1-EGFP. En ella, la proteína verde fluorescente (GFP) se expresa en neuronas.

Procedieron a poner a los animales en un estado estresante con descargas eléctricas leves. Mediante microscopía óptica de dos fotones pudieron ver lo que sucede con las neuronas en la corteza prefrontal medial. Asimismo, tomaron fotografías de las neuronas de ratones vivos antes y después de la administración de psilocibina, así como durante los próximos días y un mes después.

Se detectó que una sola dosis de psilocibina aumentó la cantidad de espinas dendríticas y su tamaño en un 7% y 11% respectivamente (ya que lo mismo ocurrió con la tasa de formación de espinas dendríticas). Los cambios ocurrieron dentro de las 24 horas y algunos se mantuvieron estables un mes después.

Los ratones machos retuvieron el 37% de las nuevas espinas, mientras que las hembras alrededor del 34%. Curiosamente, algunas dendritas retuvieron casi todas las espinas nuevas, mientras que otras las perdieron casi por completo.

Con el propósito de estudiar el efecto de los psicodélicos en la transmisión sináptica, los científicos midieron el potencial postsináptico excitador (EPSP). Resultó que un día después de probar psilocibina en ratones, la neurotransmisión aumentó notablemente.

La eficacia del tratamiento con psilocibina para la depresión ya se demostró a principios de 2016 y 2020. La Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) otorgó el estatus de terapia innovadora al uso de psilocibina para el tratamiento de la depresión, lo que debería garantizar una introducción acelerada de esta técnica en la práctica clínica. La magia detrás de los hongos es salvar a muchos de los efectos de la depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.