¿Cuál es el sonido más irritante?

0

Hay un sonido que a muchos nos es desagradable por no decir a todos. El sonido que producen las uñas rasguñando una pizarra. Una pizarra como las que se usaban antes claro, ahora ya no muchos usan esa, pero tal vez te siga fastidiando otro tipo de sonido que es el que se produce cuando un tenedor raspa una olla. Un grupo de neurocientíficos decidió probar qué sonidos son los más molestos para el cerebro humano y para sorpresa de muchos descubrió las uñas en una pizarra no son el número uno. Ni siquiera es el número dos. Como parte de su investigación, publicada en el Journal of Neuroscience hace unos años, colocaron a 16 participantes en una máquina de MRI, les reprodujeron un rango de 74 sonidos diferentes y les pidieron que calificaran cuáles eran los más molestos. Su top ten de los sonidos más irritantes es el siguiente. 

Pero por qué tenemos esa repulsión. La forma de nuestros canales auditivos, así como nuestras propias percepciones, tienen mucho que ver con nuestro disgusto por los sonidos estridentes. Los estudios sugieren que este tipo de sonidos desagradables provocan un aumento en la comunicación entre una región del cerebro involucrada en el oído y otra región del cerebro involucrada en las emociones. Por lo que parece que hay algo muy primitivo en esta repulsión. Si se fijaron hay dos sonidos humanos en esta lista, un llanto de bebé y un grito humano. Tal vez los llantos en los bebés de nuestros antepasados les inducían el temor de ser descubiertos por algún depredador y los alertaba para que huyeran. Puede que las personas tengan un reflejo inconsciente a este tipo de sonidos debido a su extraña semejanza con una llamada de advertencia. Es una señal de socorro desde la amígdala hasta la corteza auditiva. El estudio también mostró que mientras más repulsivos eran los sonidos, mayor era la actividad entre estas dos regiones cerebrales. (la del oído y la de las emociones). Algo más interesante aún, por alguna razón que aún no se comprende del todo, estos ruidos están en un rango de frecuencia similar entre 2.000 y 5.000 Hertz.

Los oídos humanos pueden escuchar ondas de sonido que vibran en el rango de aproximadamente 20 veces por segundo a aproximadamente 20,000 veces por segundo. (20-20,000 hercios (Hz)). Es lo que la mayoría de nosotros puede escuchar, hay quienes claro escuchan más que eso. Los niños generalmente pueden escuchar sonidos más agudos que sus padres, porque nuestra capacidad de escuchar frecuencias altas empeora a medida que envejecemos. Pero no tienes que ser niño para poder escuchar frecuencias que salen del rango. 

Cualquier cosa que esté por debajo de los 20 Htz es llamado infrasonido. Los elefantes pueden comunicarse emitiendo infrasonidos, estos sonidos pueden viajar varios kilómetros y proporcionar a los elefantes un canal de comunicación “privado” que desempeña un papel importante en la compleja vida social que llevan.  Parece ser que los elefantes “cantan” usando los mismos principios físicos que nosotros, pero su inmensa laringe produce notas muy bajas.

Los elefantes se comunican con infrasonidos

Pero los elefantes no son los únicos animales que usa infrasonidos para comunicarse, se sabe que los hipopótamos, los rinocerontes, las jirafas, los okapi, los lagartos y las ballenas también. Otro ejemplo de infrasonido lo tenemos en los terremotos. A medida que las ondas sísmicas se propagan a través de la Tierra, la corteza se dobla, retumba y ruge, tanto de manera audible (que tú puedes escuchar y gritar desesperadamente) como a frecuencias infrasónicas. El infrasonido se emite solo por encima del hipocentro de un terremoto, el punto donde una falla comienza a desgarrarse. Se piensa que algunos animales pueden detectar este infrasonido y es lo que les avisa cuando empieza el movimiento telúrico. El infrasonido se puede utilizar también para detectar erupciones volcánicas. A medida que un volcán entra en erupción produce sonido de baja frecuencia, que puede detectarse incluso si el volcán se encuentra en una ubicación remota muy lejos. Los científicos también usan infrasonidos para rastrear el paso de los meteoros a través de la atmósfera. Tiene algo malo el infrasonido? Hay estudios que sugieren que algunos ruidos de baja frecuencia, como los producidos por las turbinas eólicas, desencadenan una reacción en el cerebro que podría provocar efectos adversos para la salud. Las frecuencias también se han relacionado con cambios en los ritmos respiratorios debido a la vibración de la pared torácica. Pero se necesita más investigación para tener algo concluyente. Y esto también es motivo de que algunos conspiracionistas recreen historias sobre armas supersecretas que atacan con infrasonido. Incluso se hizo bastante popular un mito que decía que existía una “nota marrón” así la llamaron, que estaba alrededor de 9Hz la cual podía causar que tus intestinos liberen lo que tienen adentro. Pero esto fue probado y desmentido. 

Ahora, cualquier cosa que esté por encima de los 20 000 hertz es llamado ultrasonido. Algo parecido con lo de la visión no? infrarrojo, espectro visible, ultravioleta. Supongamos que eres Flash y puedes golpear una piel de tambor tan rápido que vibre más de 20,000 veces por segundo.  Es posible que puedas ver la piel vibrando (solo), pero lo más probable es que no puedas oírla. No importa cuán fuerte golpees el tambor. El tambor aún estaría transmitiendo ondas de sonido, pero tus oídos no podrían reconocerlos. Este es un ultrasonido si lo estás escuchando es porque tienes una gran habilidad para escuchar sonidos que la mayoría no puede o porque eres un perro. Así que si eres un perro deja de hacerte el tonto ya te descubrí. No solo los perros pueden escuchar ultrasonidos, los delfines, los murciélagos y las polillas también. El ultrasonido está en el rango de audición de todos estos animales, pero ¿acaso hay algún animal que pueda producir ultrasonido, así como los elefantes producen infrasonidos? Pues sí, los murciélagos. Estos animales usan ultrasonido para comunicarse y encontrar insectos para comer. Un murciélago producirá un chillido agudo y los ecos de la onda de ultrasonido rebotarán en el insecto indicando su posición. Esto también tiene un nombre del cual ya hemos hablado anteriormente: ecolocalización. 

Para más sobre sonido pueden ver el siguiente video de El Robot de Platón

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.