Sorprendente descubrimiento cerca de la Gran Pirámide de Giza intriga a arqueólogos

Publicado el
Sorprendente descubrimiento cerca de la Gran Pirámide de Giza intriga a arqueólogos

La ubicación del área de estudio, con el estudio del radar de penetración terrestre representado con colores. / Sato et al., Archaeol. Prospect., 2024

Cerca de la famosa Gran Pirámide de Giza, un descubrimiento reciente tiene perplejos a los arqueólogos. Utilizando radar de penetración terrestre y tomografía de resistividad eléctrica, se ha revelado una gran estructura de dos partes, enterrada y oculta bajo un cementerio que ha permanecido, en su mayoría, sin alteraciones durante más de 4,000 años. 

Bajo el Cementerio Occidental, al oeste de la Gran Pirámide, estas exploraciones revelaron una estructura poco profunda en forma de L, que abarca un área de 10 metros por 15 metros, situada entre 0.5 y 2 metros debajo de la superficie del desierto. 

Más abajo, parece haber una estructura mucho más grande, entre 3.5 y 10 metros de profundidad, cubriendo un área de 10 metros por 10 metros. Los hallazgos fueron publicados en la revista Archaeological Prospection.

 

El descubrimiento 

Aunque no está claro qué podrían ser estas estructuras, su presencia podría ofrecer nueva información sobre el complejo de pirámides de Giza y los antiguos humanos que lo construyeron.

Las tecnologías que nos permiten observar lo que hay debajo sin necesidad de excavar han logrado numerosos descubrimientos en los últimos años. Son una excelente manera de evaluar la historia de un lugar sin destruir alguna evidencia delicada.

Una parte del Cementerio Occidental siempre ha sido un poco enigmática. Mientras que la mayor parte del terreno está lleno de tumbas y sepulcros, un área rectangular ha permanecido desnuda y plana.

Liderado por el arqueólogo Motoyuki Sato de la Universidad de Tohoku en Japón, un equipo japonés y egipcio se dedicó a estudiar esta parcela de tierra relativamente inexplorada. 

El radar de penetración terrestre funciona dirigiendo ondas de radio al suelo y midiendo su reflejo. Los materiales con diferentes densidades y composiciones debajo del suelo reflejan las ondas de radio de diferentes maneras, lo que permite mapear estructuras y formaciones geológicas subterráneas.

La tomografía de resistividad eléctrica funciona de manera similar, detectando cambios en la resistividad eléctrica de diferentes materiales subterráneos. Usando estas dos técnicas, los investigadores encontraron regiones de densidad variable debajo de la sección desnuda y plana del cementerio. Esto demuestra una alta improbabilidad de que sean naturales, según el equipo.

 

Humanos involucrados

Aunque su propósito sigue siendo un misterio, se sugiere que fueron hechas por humanos. La estructura más superficial, según revelan las exploraciones, estaba llena de arena homogénea, por lo que se cree que fue rellenada deliberadamente después de su construcción.

Por otro lado, la estructura más profunda, revelada por la tomografía de resistividad eléctrica, fue un poco más difícil de interpretar. Parecía estar llena de algo altamente resistente, como arena. Pero también se maneja la posibilidad de que se trate de una especie de vacío, es decir, algún tipo de cámara hueca que debido a su complejidad se refieren a ella como una «anomalía».

La alineación de ambas estructuras es significativa y la más superficial habría sido una entrada a la más grande, sugieren. Dada la ubicación de la estructura, se presume que se trata de una tumba. No obstante, para confirmar esta impactante conclusión se necesitan muchas más averiguaciones de manos de los arqueólogos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *