Todavía hay una última oportunidad para evitar una catástrofe climática total, según un estudio

2

Parece ser que no todo está perdido con respecto a nuestro accionar en el cambio climático. Un nuevo estudio estima que hay un 64 por ciento de posibilidades de que el aumento de la temperatura promedio mundial máxima pueda mantenerse por debajo de los 1.5 ° C, un umbral crucial que realmente no queremos cruzar.

Cuando el aumento de la temperatura de 1,5 ° C se propuso por primera vez como parte del acuerdo climático de la ONU en París de 2015, se estableció como un objetivo optimista, un objetivo ideal por el cual luchar.

Si no pudimos alcanzar ese objetivo, los científicos y los líderes de opinión nos dijeron que debíamos centrarnos en detener los aumentos de temperatura al alcanzar 2 ° C por encima de las temperaturas preindustriales.

En tan solo unos pocos años, estos objetivos se han movido dramáticamente.

Las evaluaciones científicas más recientes sugieren que las consecuencias de incluso un aumento de la temperatura global de 1,5 ° C tendrán un impacto catastrófico en el medio ambiente del que no estábamos conscientes anteriormente.

En otras palabras, lograr nuestro objetivo optimista es algo que deberíamos buscar desesperadamente, pero ¿se puede seguir haciendo?

Según el científico del clima Chris Smith de la Universidad de Leeds, sí, pero solo si nuestros esfuerzos para desmantelar la maquinaria de la contaminación de carbono comienzan de inmediato.

«Nuestra investigación descubrió que la cantidad actual de infraestructura de combustibles fósiles en la economía global aún no nos compromete a superar el límite de aumento de temperatura de 1,5 ° C establecido por el Acuerdo de París», explica Smith.

«Todavía estamos dentro del margen de lograr el escenario que el modelo propuso».

En el nuevo estudio, Smith y sus colegas investigadores modelaron una serie de escenarios climáticos hipotéticos, incluido el cálculo de lo que podría suceder si toda la infraestructura de uso intensivo de carbono, incluidas todas las centrales eléctricas de combustibles fósiles, fábricas e incluso automóviles y aviones, se eliminara de inmediato.

Por supuesto, nunca volver a conducir su automóvil (o usar electricidad derivada de carbón quemado) es un sueño improbable e imposible. Pero si el mundo pudiera adoptar tales cambios inmediatos, hipotéticamente, los peores efectos podrían mitigarse.

Si tal cambio hubiese ocurrido a fines de 2018 (o de inmediato, en otras palabras), las simulaciones de los investigadores sugieren que existe una posibilidad de aproximadamente 2 de 3 de que no alcancemos el aumento de temperatura de 1.5 ° C que intentamos evitar .

«Es una buena noticia desde un punto de vista geofísico», dijo Smith a The Guardian, aunque reconoció el inmenso sacrificio que requeriría.

«Básicamente estamos diciendo que no podemos construir nada ahora que emita combustibles fósiles».

Si bien es poco realista esperar que el mundo sea capaz de renunciar a su dependencia total de los combustibles fósiles tan instantáneamente, el estudio sugiere que incluso un pequeño retraso en la realización de estos ajustes tendrá consecuencias drásticas en términos de nuestra capacidad para alcanzar el objetivo de 1.5 ° C.

«Retrasar la mitigación hasta el 2030 reduce considerablemente la probabilidad de que se puedan alcanzar 1.5 ° C incluso si se acelerara la tasa de retiro de combustibles fósiles», explicaron los investigadores en su artículo.

En resumen, todo depende de nuestras acciones en semanas, meses y años, no décadas o más. Simplemente no tenemos ese tipo de tiempo.

Incluso si no podemos acercarnos a los cambios radicales e inmediatos de la sociedad que propone esta investigación, debemos absorber las desastrosas ramificaciones de no hacerlo, y ponernos al día para salvar el planeta lo más rápido que podamos.

Ya sea que esté perforando un nuevo pozo de gas, manteniendo abierta una antigua central eléctrica de carbón, o incluso comprando un auto diesel, las elecciones que hagamos hoy determinarán en gran medida los caminos climáticos del futuro.

El mensaje de este nuevo estudio es muy claro y puntual: hay que actuar ahora, esta es la última oportunidad que tenemos para un futuro más seguro.

Fuente: LiveScience.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

  1. La ganaderia y sus subproductos produce el 51% de gases de efecto invernadero mientras que todos los medios de transporte juntos solo son responsables por el 13% ,si de verdad queremos evitar pasar el 1.5ºC ,necesitamos dejar de comer carne , el consumo de producto animales es innecesario para una salud óptima , cruel con los animales y un gran contribuidor al cambio climático.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: