Un circuito cerebral vincula el estrés, el sueño y el sistema inmunológico, revela estudio con ratones

Publicado el
Un circuito cerebral vincula el estrés, el sueño y el sistema inmunológico, revela estudio con ratones

Una sección del cerebro de un ratón teñida para mostrar el "insomnio" (neuronas de hipocretina / orexina en verde). El rojo dentro de algunas células indica qué neuronas se activaron recientemente. / Jeremy Boringer

El insomnio por estrés es algo que todos de una u otra forma hemos experimentado. Ahora, una investigación publicada en Science Advances encontró el circuito cerebral involucrado en tales experiencias en ratones. Además, esta parte del cerebro también parece estar relacionada con un debilitamiento del sistema inmunológico inducido por el estrés.

Los investigadores del Laboratorio Cold Spring Harbor (CSHL) afirman que la inmunidad, el estrés y el sueño podrían estar conectados por este mismo circuito de neuronas en ratones. Si este vínculo también está presente en humanos, se podrían desarrollar tratamientos para atacarlo.

“Este tipo de insomnio inducido por estrés es bien conocido entre cualquiera que haya intentado conciliar el sueño con una fecha límite inminente”, dice el neurocientífico Jeremy Borniger. “Y en el mundo clínico, se sabe desde hace mucho tiempo que los pacientes con estrés crónico suelen empeorar con una variedad de tratamientos diferentes y en una variedad de enfermedades diferentes”.

Interruptor cerebral

Los científicos creen que el cortisol, la llamada “hormona del estrés” es responsable de interrumpir el sueño y dañar el sistema inmunológico del cuerpo. El primer descubrimiento en esta investigación fue un vínculo entre neuronas liberadoras de cortisol sensibles al estrés y otras asociadas con el insomnio.

Cuando los investigadores bloquearon el enlace, los ratones pudieron dormir tranquilamente incluso después de una experiencia estresante. Por otro lado, cuando estimularon las neuronas sensibles al estrés, los animales salieron de su letargo. “Parece que es un interruptor bastante sensible, ya que incluso una estimulación muy débil del circuito puede provocar insomnio”, dice Borniger.

El equipo de Borniger pudo establecer que la estimulación de este “interruptor cerebral” también producía una reacción biológica similar a la respuesta inmune estándar al estrés. Jugar con este circuito también interrumpió la forma en que se libera cortisol del cerebro. Esto provocó cambios en los niveles de las células inmunes y una ruptura en la señalización entre ellas.

La relación estrés – insomnio – inmunidad

En base a estos descubrimientos, los autores sugieren que el mismo grupo de neuronas relacionadas con el estrés impulsa tanto el sueño como para la inmunidad, siempre y cuando los resultados puedan ser replicados también en humanos, claro está.

La inflamación sistémica es una condición donde las defensas del cuerpo se activan por error cuando no es necesario. Esta se asocia con una variedad de enfermedades y problemas de salud, desde el cáncer hasta la enfermedad inflamatoria intestinal y la psoriasis. Este nuevo descubrimiento podría algún día darnos otra forma de combatirla.

Borninger cree que, si aprendemos a comprender y manipular el sistema inmunológico utilizando los circuitos naturales del cuerpo, podríamos no usar fármacos. “creo que sería mucho más eficaz a largo plazo”, asevera el líder de la investigación.

Finalmente, tal y como ocurre con todas las investigaciones realizadas en ratones, por muy prometedor que sea, más investigación es necesaria. No perdamos de vista eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *