Un estudio encontró que el Viagra se relaciona con un 70% menos de riesgo de Alzheimer

Publicado el
Un estudio encontró que el Viagra se relaciona con un 70% menos de riesgo de Alzheimer

(iStock)

Según un estudio dirigido por investigadores de la Clínica Cleveland, tomar sildenafilo está relacionado con casi 70% menos riesgo de padecer Alzheimer.

Siete millones de usuarios

El sildenafilo es un medicamento mundialmente conocido por tratar la disfunción eréctil. Puede que su nombre no te suene ya que se comercializa como Viagra, o Revatio. También ayuda a tratar la hipertensión arterial pulmonar. Aunque es muy popular uno de sus posibles efectos resulta inesperado. Un nueva investigación sugiere una asociación entre el consumo de Viagra con una incidencia drásticamente reducida de la enfermedad de Alzheimer.

Científicos de la Clínica Cleveland analizaron los datos de reclamos de seguros médicos de más de 7.2 millones de personas, los cuales mostraron que los solicitantes que tomaron el medicamento tenían menos probabilidades de desarrollar Alzheimer durante los próximos seis años de seguimiento. De hecho, el estudio publicado Nature Aging encontró que el sildenafilo está relacionado con un riesgo casi 70% menor de desarrollar Alzheimer en comparación con los no usuarios.

Sobre el estudio, los autores creyeron pertinente aclarar que este tipo de asociaciones, incluso las de gran escala, no son lo mismo que una prueba de un efecto causal. Explican que en usuarios de la cohorte la disminución del riesgo de desarrollar la enfermedad podría deberse a otros factores.

Biología computacional

Sin embargo, las observaciones han colocado al sildenafilo en la lista de candidatos prometedores a fármacos para la enfermedad de Alzheimer.

«Encontramos que el uso de sildenafilo redujo la probabilidad de Alzheimer en personas con enfermedad de las arterias coronarias, hipertensión y diabetes tipo 2, las cuales son comorbilidades asociadas significativamente con el riesgo de la enfermedad, así como en aquellos que no la padecen», explica Feixiong Cheng, biólogo computacional de la Clínica Cleveland.

El equipo de Cheng utilizó modelos computacionales para construir 13 módulos de endofenotipos, características con una conexión genética clara. Entonces, mapearon los factores genéticos que, hipotéticamente, podrían impulsar la manifestación de la enfermedad de Alzheimer.

A continuación, los investigadores analizaron qué tipos de medicamentos aprobados por la FDA ayudarían hipotéticamente contra los fenotipos identificados. De más de 1,600 de estos medicamentos ya aprobados, el sildenafilo resultó ser uno de los candidatos más prometedores.

Los resultados pueden ser inesperados y hasta desconcertantes para quienes no somos especialistas, pero el sildenafilo parece interactuar con el amiloide y las proteínas tau implicadas en la patología de Alzheimer.

«Estudios recientes muestran que la interacción entre el amiloide y la tau contribuye en mayor medida a la enfermedad de Alzheimer que cualquiera de ellos por sí solo. Presumimos que los fármacos que se dirigen a la intersección de la red molecular de los endofenotipos amiloide y tau deberían tener el mayor potencial de éxito. El sildenafil, que ha demostrado mejorar significativamente la cognición y la memoria en modelos preclínicos, se presenta como el mejor candidato a fármaco».

Cáncer y malaria

Por otro lado, se han realizado experimentos con células cerebrales humanas in vitro para explorar cómo el sildenafil podría conferir protección contra el deterioro cognitivo de Alzheimer. Los resultados indican que las neuronas tratadas con el fármaco mostraban un crecimiento elevado y una acumulación reducida de tau. No obstante, los investigadores enfatizan que son necesarias más pruebas.

«Ahora estamos planeando un ensayo mecánico y un ensayo clínico aleatorizado de fase II para probar la causalidad y confirmar los beneficios clínicos del sildenafil para los pacientes con Alzheimer», dice Cheng.

Cabe mencionar que el Viagra se ha mostrado prometedor en una variedad de contextos científicos diferentes, como la investigación del cáncer y la malaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.