Un estudio revela qué es lo mejor para un individuo ante el peligro de una bomba nuclear

5

Con la perspectiva de una guerra nuclear que se avecina en el horizonte otra vez, podría valer la pena verificar qué, en todo caso, se puede hacer para aumentar las posibilidades de supervivencia.

Así que echemos un vistazo a un estudio publicado hace unos años que analizaba cómo el comportamiento de una persona puede alterar sus posibilidades de supervivencia, así como el mejor curso de acción si una enorme bola de muerte florece en el centro de la ciudad en el que vives

Aquí está el escenario: Un dispositivo nuclear improvisado de 10 kilotones se detona en el centro de Washington DC en la intersección de K Street NW y 16th Street NW el 15 de mayo de 2006, a las 11:15 EDT. ¿Qué pasaría?

Ya tenemos una idea bastante buena de lo que le sucede a una ciudad cuando se detona una bomba nuclear. Si fuera una explosión superficial, entonces la radiación se extendería más y la bola de fuego en el centro sería más grande que si se detonara sobre la ciudad.

Esa bola de fuego, que se forma en una millonésima de segundo, es tan caliente que todo en las inmediaciones se arruinaría. Básicamente, todo lo que importa, ya sea el edificio en el que se encuentre, la silla en la que está sentado o usted mismo, se convertiría de sólido en gas. En el escenario del estudio, predicen que un bloque completo en Washington DC se convertiría directamente en plasma.

Después de eso, la radiación térmica ocasionaría quemaduras de primer grado, junto con los efectos de la radiación nuclear. Al mismo tiempo, una onda de choque masiva se propagaría hasta que todo lo que queda es la precipitación nuclear que llueve desde arriba. Todo eso es física y es predecible.

Las personas, por otro lado, son notoriamente impredecibles. El estudio tuvo como objetivo arrojar luz sobre esto utilizando un sistema conocido como “modelado de agente”. Este presenta una serie de diferentes escenarios de lo que las personas podrían hacer, desde el comportamiento menos complejo hasta el más complejo reaccionando a su manera, ya sea buscando refugio, evacuando el área, cuidando su salud o preocupándose. El equipo luego calculó el mejor curso de acción basado en los resultados.

Dentro de los primeros 10 minutos, independientemente de lo que haga cualquiera, 90 000 personas habrán muerto. De manera bastante predecible, si nadie hace nada, mueren muchos más, aproximadamente hasta 279 020 en un período de 48 horas, según el estudio. Si las personas comienzan a comportarse de la manera programada de acuerdo a los comportamientos arriba mencionados, entonces el conteo de muertes cae dramáticamente, particularmente si las personas permanecen dentro de su casa por al menos 12 horas.

Pero los investigadores también descubrieron lo que probablemente ocurriría si los sobrevivientes fueran a buscar a sus seres queridos. Sorprendentemente, muchos en realidad viajan a la zona de impacto. Como era de esperar, cada vez más personas terminan muriendo si buscan a miembros de su familia porque es más probable que salgan de su refugio y se expongan a la radiación. Curiosamente, los investigadores señalan que esto podría minimizarse al arreglar rápidamente las comunicaciones para que las personas puedan llamar y saber que otros están a salvo.

Así que parece que es mejor refugiarse en su casa, buscar el número uno y olvidarse de intentar rescatar a amigos, seres queridos o mascotas.

Este artículo fue publicado originalmente en IFLS por Josh Davis.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

5 comentarios

  1. Hablar de 100.000 muertos, como consecuencia de un imbécil egocéntrico, y un frío psicópata resulta… Cuanto menos molesta. No sé qué pasa, a veces con esta especie humana. Saludos.

  2. Pues entonces yo sí hubiera sobrevivido sin saber esto, aunque en realidad me parece que cualquiera con sentido común sobreviviría más tiempo, a menos que se asome a ver el estruendo sin saber de que se trata.

  3. Observando des de un punto de vista más bien etico, personalmente me sentiria tentada a buscar familiares aun y sabiendo las conseqüencias de dichos actos, pues no intentarlo parece algo inmoral. Un claro ejemplo de elejir entre tu salud o la de tus seres queridos.
    Esperemos que nadie tenga que encontrarse en esta situacion.

  4. Ojala ese tipo de escenarios NUNCA vuelvan a suceder como ejemplo las bombas atomicas de la segunda guerra. Creo que la humanidad no sobreviviria a una tercera guerra mundial.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: