Un meteorito sugiere la existencia de un cuerpo grande y rico en agua en el Sistema Solar primitivo

Publicado el
Un meteorito sugiere la existencia de un cuerpo grande y rico en agua en el Sistema Solar primitivo

Modelo 3D de 2008 TC3

Desde 2008, los científicos han estado estudiando los fragmentos de un meteorito que cayó sobre el desierto de Nubia en Sudán. Ahora, un nuevo estudio nos da pistas sobre su origen.

El equipo de científicos ha identificado que estos fragmentos provendrían de un asteroide padre que tendría el tamaño de Ceres, el objeto más grande del cinturón de asteroides. Y, por si fuera poco, este cuerpo padre se habría formado en presencia de agua a temperaturas y presiones intermedias.

«Nuestro sorprendente resultado sugiere la existencia de un cuerpo padre grande y rico en agua», dice la geóloga planetaria Vicky Hamilton del Southwest Research Institute.

El estudio fue publicado en la revista Nature Astronomy.

Un pequeño fragmento

Los meteoroides, meteoros y meteoritos que a veces provienen de asteroides, son restos de la formación de nuestro Sistema Solar hace 4.600 millones de años. Algunos se encuentran en el cinturón de asteroides, entre la órbita de Marte y Júpiter, pero las colisiones y otros eventos pueden empujarlos hacia el interior.

Esto es lo que se piensa que sucedió con el cuerpo de casi 4 metros de diámetro que entró en la atmósfera terrestre en el 2008. El objeto explotó en unos 600 fragmentos, conocidos colectivamente como Almahata Sitta (AhS), los cuales fueron cuidadosamente recuperados por los investigadores.

Un modelo tridimensional de 2008 TC3, el meteorito que llegó a Sudán.

«Se nos asignó una muestra de 50 miligramos de AhS para estudiar», dijo Hamilton. «Montamos y pulimos el diminuto fragmento y usamos un microscopio infrarrojo para examinar su composición.

El análisis del fragmento AhS 202 permitió que los científicos encontraran una forma extremadamente rara de cristales hidratados conocida como anfíbol. Este mineral requiere episodios prolongados de calor y presión extremos para formarse. Esto es algo que no se ve en meteoritos de condrita carbonosa (CC).

¿Cuál es la explicación?

Los resultados sugieren que el meteorito probablemente perteneció alguna vez a un cuerpo muy grande, del tamaño de Ceres. Esto se debe a que solo los cuerpos de este tamaño tienen las condiciones necesarias para lograr anfíbol.

«Se piensa que la mayoría de los cuerpos parentales CC tienen menos de 100 km de diámetro y, por lo tanto, no serían lo suficientemente grandes para producir el rango de condiciones de presión y temperatura representadas por el ensamblaje mineral en AhS 202», explican los autores en su artículo.

El fragmento AhS 202. (Muawia Shaddad)

Es importante mencionar que los científicos consideran que este misterioso y gigante asteroide padre ya no existe. Sin embargo, el hecho de que alguna vez existió sugiere que otros del mismo tipo también lo hicieron, aunque no hayamos encontrado evidencia todavía.

Esto lleva a los científicos a pensar que hay más materiales de condrita carbonosa en el Sistema Solar de los que representan nuestras colecciones de meteoritos. «AhS es una fuente fortuita de información sobre los primeros materiales del Sistema Solar que no están representados por meteoritos CC en nuestras colecciones», dijo Hamilton.

Una respuesta a «Un meteorito sugiere la existencia de un cuerpo grande y rico en agua en el Sistema Solar primitivo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.