Un nuevo antibiótico ha sido descubierto en el suelo de una selva tropical mexicana

1

Científicos de la Universidad de Rutgers y de todo el mundo han descubierto un antibiótico producido por una bacteria del suelo de un bosque tropical mexicano que puede ayudar a producir ‘plantas probióticas’, plantas más robustas y otros antibióticos.

Los probióticos, que proporcionan bacterias más amigables y beneficios para la salud de los humanos, también pueden ser beneficiosos para las plantas, manteniéndolas saludables y más robustas. El nuevo antibiótico, conocido como fazolicina, evita que las bacterias dañinas entren en los sistemas de raíces de las plantas de frijol. Los hallazgos han sido publicados en la revista Nature Communications.

«Esperamos mostrar que la bacteria se puede usar como un ‘probiótico de plantas’ porque la fazolicina evitará que otras bacterias potencialmente dañinas crezcan en el sistema de raíces de plantas agrícolas importantes», dijo el autor principal del estudio Konstantin Severinov, investigador del Instituto Waksman de Microbiología y profesor de biología molecular y bioquímica en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Rutgers-New Brunswick. «La resistencia a los antibióticos es un gran problema tanto en medicina como en agricultura, y las continuas búsquedas de nuevos antibióticos son muy importantes, ya que pueden proporcionar pistas para futuros agentes antibacterianos».

(Dmitrii Travin)

La bacteria que produce fazolicina, es una especie no identificada de Rhizobia. Se encontró en un bosque tropical en Los Tuxtlas, México, en el suelo y las raíces de frijoles silvestres llamados Phaseolus vulgaris, de ahí el nombre del antibiótico: fazolicina. Al igual que otros Rhizobia, el microbio productor de fazolicina forma nódulos en las raíces de las plantas de frijol y proporciona nitrógeno a las plantas, lo que las hace crecer de manera más robusta que otras. A diferencia de otros Rhizobia, también defiende las plantas de las bacterias dañinas sensibles a la fazolicina. Este es un gran descubrimiento que podría algún día explotarse en frijoles, guisantes, garbanzos, lentejas, maní, soja y otras legumbres.

Utilizando análisis informáticos y bioinformáticos, los científicos predijeron la existencia de fazolicina y luego confirmaron su existencia en el laboratorio. Revelaron la estructura atómica del antibiótico y mostraron que está unido y ataca al ribosoma, el cual funciona como una fábrica de producción de proteínas en las células bacterianas.

Los científicos descubrieron que pueden modificar y controlar la sensibilidad o susceptibilidad al antibiótico mediante la introducción de mutaciones en los ribosomas.

Fuente: Science Alert.

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: