Un nuevo sistema que detecta moléculas complejas nos serviría para encontrar vida extraterrestre

Publicado el
Un nuevo sistema que detecta moléculas complejas nos serviría para encontrar vida extraterrestre

Moléculas complejas / ASU

Científicos británicos han creado un sistema capaz de identificar firmas moleculares complejas que nos ayudaría en la búsqueda de vida extraterrestre. No solo eso, también podría conducirnos a la creación de nuevas formas de vida en el laboratorio, todo según el equipo. El trabajo ha sido publicado en Nature Communications.

A mayor complejidad

Investigadores de la Universidad de Glasgow desarrollaron un nuevo método llamado Teoría de Ensamblaje, utilizado para cuantificar qué tan ensamblada o compleja está una molécula. Este se puede desarrollar en un laboratorio mediante técnicas como la espectrometría de masas.

Cuanto más complejo es el objeto, es más improbable que surja por casualidad y muy probable que haya sido creado por el proceso de evolución. Según el equipo dirigido por el profesor Lee Cronin, el sistema funciona con muestras de toda la Tierra e incluso con muestras extraterrestres.

El sistema usa espectrometría de masas para dividir la molécula en bits y cuenta el número de partes únicas. Mientas el número de piezas únicas sea mayor, igual lo será el número de ensamblaje. En ese sentido, se ha demostrado que la vida en la Tierra solo puede producir moléculas con un alto número de ensamblaje.

Búsqueda de vida extraterrestre

Uno de los principales desafíos de la búsqueda de vida extraterrestre ha sido identificar cuáles son las firmas químicas exclusivas de la vida. Este hecho conduce a varias afirmaciones que no se han probado sobre el descubrimiento de vida extraterrestre, como los del lander marciano Viking de la NASA.

“Nuestro sistema es la primera hipótesis falsable para la detección de vida”, dijo Cronin. “Se basa en la idea de que solo los sistemas vivos son capaces de producir moléculas complejas imposibles de formarse al azar en abundancia. Esto nos permite eludir el problema de definir la vida; en cambio, nos centramos en la complejidad de la química.”

La teoría del ensamblaje molecular puede emplearse de igual forma para explicar que si el número de pasos necesarios para deconstruir una molécula compleja dada es mayor, más improbable será que la molécula se haya creado sin vida.

Probado en el laboratorio

Dicha descomposición proporciona una medida de complejidad, denominada número de ensamblaje molecular. Sin embargo, a diferencia de todos los demás enfoques de complejidad, es el primero en ser medible experimentalmente.

Los autores demostraron que era posible observar el número de ensamblaje molecular de moléculas individuales en el laboratorio al deconstruirlas mediante espectrometría de masas en tándem de fragmentación. Por tanto, la medida de complejidad es distinta a otras debido a que es tanto computable como directamente observable.

Un instrumento de detección de vida basado en este método podría desplegarse en misiones a ubicaciones extraterrestres con el objetivo de detectar biofirmas. Es más, incluso llegaría a detectar la aparición de nuevas formas de vida artificial en el laboratorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.