Un objeto lejano recién descubierto en nuestro sistema solar podría ayudarnos a descubrir el misterioso planeta nueve

0

En su búsqueda por encontrar el noveno planeta los científicos han descubierto 2015 TG387, un objeto en el sistema solar lejano exterior, más allá de Plutón. La órbita del 2015 TG387 comparte peculiaridades con las de otros cuerpos extremadamente remotos, que parecen haber sido moldeados por la gravedad de un objeto muy grande: el hipotético Planeta Nueve, también conocido como Planeta X.

“Estos objetos distantes son como las migajas de pan que nos llevan al Planeta X”, dijo Scott Sheppard, del Instituto Carnegie para la Ciencia en Washington, DC, quien es el líder del estudio que ha descubierto el nuevo planeta enano.

Y es que mientras más objetos se encuentren, se podrá entender mejor el sistema solar exterior y el posible planeta que se cree está configurando sus órbitas. La confirmación de la existencia del planeta X para muchos es un pilar que redefinirá nuestro conocimiento de la evolución del sistema solar.

Imágenes del descubrimiento de TG387 2015 tomadas con el telescopio Subaru de 8 metros ubicado en la cima de Mauna Kea en Hawai el 13 de octubre de 2015. Las imágenes se tomaron con aproximadamente 3 horas de diferencia. Se puede ver el TG387 2015 moviéndose cerca del centro (marca verde), mientras que las estrellas y galaxias mucho más distantes están estacionarias.
Crédito: Scott Sheppard

Sheppard y sus colegas vieron por primera vez el TG387 2015 en octubre del 2015, utilizando el telescopio Subaru de 8 metros de Japón sobre el pico volcánico Mauna Kea en Hawai. Los investigadores apodaron el objeto “The Goblin” (“El duende ” en español) debido a la fecha de descubrimiento y a las siglas “TG” de su designación provisional.

El equipo tardó tres años más en concretar la órbita de El Duende, lo que hicieron con la ayuda de las observaciones del Observatorio Las Campanas en Chile y el Telescopio Discovery Channel en Arizona.

El TG387 2015 gira alrededor del sol en una trayectoria extremadamente elíptica, llegando a aproximadamente 65 unidades astronómicas (UA) del sol en su punto más cercano (conocido como perihelio) y obteniendo aproximadamente 2 300 UA en su punto más lejano (afelio).

Una UA es la distancia promedio entre la Tierra y el sol: aproximadamente 150 millones de kilómetros. Así que 2015 TG387 está muy lejos. De hecho, se necesitan aproximadamente 40 000 años terrestres para que el objeto recién descubierto complete una vuelta alrededor del sol.

Solo dos cuerpos conocidos del sistema solar tienen perihelio más distante que El Duende (2012 VP113 y Sedna), y solo uno (2014 FE72) tiene una mayor distancia de afelio.

Las órbitas del nuevo planeta enano 2015 TG387 (The Goblin) y sus compañeros se oponen a 2012 VP113 y Sedna, en comparación con el resto del sistema solar.
Crédito: Roberto Molar Candanosa y Scott Sheppard, cortesía de Carnegie Institution for Science

Sheppard y sus colegas creen que el TG387 2015 tiene aproximadamente 300 km de ancho y probablemente es esférico, en cuyo caso se calificaría como un planeta enano. Pero eso es todo lo que realmente pueden decir sobre las características físicas de El Duende.

“Es bastante débil, pero realmente podemos ver que está ahí”, dijo Sheppard a Space.com. “Ni siquiera sabemos el color del objeto; aún no hemos obtenido ninguna espectroscopia sobre el objeto, ni nada de eso”.

La existencia del Planeta X fue propuesta seriamente por primera vez en 2014 por Sheppard y Trujillo, para explicar las rarezas en las órbitas de VP113, Sedna y algunos otros objetos trans-neptunianos.

En el 2016, los astrónomos Konstantin Batygin y Mike Brown presentaron más evidencia de un un objeto que estaba causando perturbaciones pero que era invisible, al que llamaron Planet Nine. Batygin y Brown han sugerido que este mundo puede ser aproximadamente 10 veces más masivo que la Tierra y orbitar alrededor de 600 UA del sol en promedio.

Una ilustración artística del hipotético pero no descubierto Planeta X, que podría estar configurando las órbitas de objetos más pequeños del sistema solar exterior extremadamente distantes como el 2015 TG387.
Crédito: Roberto Molar Candanosa y Scott Sheppard, cortesía de Carnegie Institution for Science.

En el nuevo estudio, los investigadores también realizaron simulaciones por computadora para probar cómo el tirón gravitacional del Planeta X podría influir en la órbita de El Duende. Encontraron un pastoreo significativo similar al inferido para otros objetos distantes. Aunque las simulaciones no prueban que haya otro planeta masivo en nuestro sistema solar, son una evidencia más de que algo grande podría estar ahí afuera.

Sheppard coloca las probabilidades de la existencia del Planeta X en alrededor del 85 por ciento y también explica por qué es que es tan difícil que los astrónomos lo encuentren. No es que el planeta esté a solo cientos de AU de distancia, si no a 1 000 AU. A esa distancia algo tan grande como Neptuno sería más débil de lo que la mayoría de los telescopios podrían ver. (En caso de que esto suene extraño o incongruente: el Duende fue descubierto a aproximadamente 80 UA del Sol).

La verdad es que se ha cubierto muy poco del cielo para descubrirlo. El sistema solar es tan grande que incluso una cosa tan masiva como el planeta X puede estar fácilmente oculto para nuestras limitaciones tecnológicas.

Fuente: Space.com

 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.