Un espray génico basado en anticuerpos de llamas podría prevenir las infecciones de influenza

0

Una vacuna de larga duración que protege a las personas de las infecciones de influenza estacionales podría finalmente estar en camino, gracias a un nuevo tipo de anticuerpo basado en una variedad que se encuentra en llamas, camellos y otros animales relacionados.

Hasta ahora los anticuerpos han protegido con éxito a los ratones de la influenza A y B, tanto cuando se inyectan directamente como cuando se administran por un virus especialmente diseñado.

Si las futuras pruebas clínicas resultan tan fructíferas, esto podría darnos la ventaja que necesitamos sobre el patógeno mortal de la gripe que mata a decenas de miles de personas cada año.

Un equipo de investigación internacional ha diseñado una especie de navaja suiza de anticuerpos de tamaño de bolsillo (para ser más exactos un espray) que se ajusta a una gama de marcadores exclusivos de los virus de la influenza para lo que se apoyaron en una clase inusual de anticuerpos producidos por algunos camélidos.

“Esta es una gran historia y muestra el poder de la ingeniería de anticuerpos”, dijo a Science Magazine el inmunólogo Antonio Lanzavecchia, del Instituto de Investigación en Biomedicina de Suiza.

Los dos tipos principales de influenza responsable en los seres humanos, llamados simplemente A y B, incluyen una mezcla de cepas, que evolucionan con frecuencia gracias a que el genoma del patógeno está bastante fragmentado.

La mezcla de genes de la influenza ayuda a cambiar constantemente un tipo de biomarcador, llamado hemaglutinina (HA), que el virus transporta en su superficie, lo que significa que los anticuerpos que se adhieren a una cepa podrían no ser tan útiles para marcar a sus descendientes.

Los inmunólogos siempre están poniéndose al día, desarrollando vacunas basadas en lo que estiman de acuerdo a las temporadas de gripe a medida que surgen. Eso deja mucho margen para el error, por no mencionar a muchas personas infectadas.

Una forma de producir una vacuna más efectiva sería usar anticuerpos que puedan adherirse a más de un tipo de variante de HA. Estos anticuerpos ampliamente neutralizantes existen, pero aún necesitamos una variedad de ellos en cada vacuna para cubrir suficientes cepas de influenza.

Un equipo de investigadores ha presentado un nuevo enfoque que incluye estructuras de anticuerpos múltiples en un único anticuerpo “multidominio”. Aún mejor, se las arregla para hacerlo mientras reduce los anticuerpos en una proteína de tamaño nanométrico que se adentra más en el área de infección del virus.

Y aquí es donde entran las llamas. La idea provino de una clase similar de diminutos anticuerpos de un solo dominio que carecen del grueso adicional de cadenas de aminoácidos de apoyo, que están hechas por animales como los camélidos.

Usando anticuerpos recolectados de llamas como plantillas, el equipo diseñó un gen para un anticuerpo compacto cuatro en uno capaz de unirse a diferentes formas de hemaglutinina.

En condiciones ideales, los anticuerpos parecían ser capaces de prevenir la infección de 60 cepas diferentes del virus de la influenza.

Este tipo de anticuerpo a medida no es el tipo de cosa que se puede recolectar de un paquete de llamas inoculadas en el patio, por desgracia. Así que a los investigadores se les ocurrió una solución bastante ingeniosa.

Empacaron los genes en un adenovirus, que luego podría bombear las proteínas con la ayuda de células en nuestra mucosa nasal.

Un simple chorro de estas pequeñas fábricas de anticuerpos en cada fosa nasal teóricamente otorgaría inmunidad contra esas múltiples cepas de virus.

Hasta ahora, el proceso parece funcionar en ratones de laboratorio. Los investigadores administraron los anticuerpos tanto como inyección directa como a través del adenovirus, y los infectaron con cepas adaptadas al ratón de los virus H1N1, H2N2 e influenza B. Ambos proporcionaron inmunidad en dosis relativamente bajas.

Los anticuerpos también parecieron mantenerse durante el tiempo suficiente para hacer su trabajo, persistiendo durante más de nueve meses en los ratones y cuatro meses cuando se inyectaron en macacos rhesus.

¿Por que importa? Primero, hay que ser claros. No esperen este nuevo anticuerpo en sus próximas vacunas contra la gripe … ni siquiera en la siguiente.

La terapia génica no se usa ampliamente en los seres humanos, y el proceso de aprobación para esta marca de tratamiento no va a ser tan fácil.

Aún así, los investigadores escribieron que la administración nasal de esta terapia génica “puede proporcionar protección pasiva durante toda la temporada de influenza y sería de particular beneficio para los ancianos y otros grupos de alto riesgo”.

Más allá de la gripe, la idea de utilizar pequeños anticuerpos para atacar virus desde nuevos ángulos abre la posibilidad de combatir otras enfermedades con tasas de mutación rápidas. Los anticuerpos de un solo dominio se han considerado un tratamiento potencial contra el VIH desde al menos 2010 y nuevamente en 2014.

Entonces, algún día, el mundo puede pasar por una temporada de gripe sin la tos y las fiebres (y también las repercusiones más fatales) … y podría ser gracias a las llamas.

Fuente: Science Magazine 

 

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.