Una explicación científica de por qué se nos pone «la piel de gallina»

Publicado el
Una explicación científica de por qué se nos pone «la piel de gallina»

Es muy popular la frase «poner la piel de gallina». Se dice en momentos de tensión, sorpresa, emoción, o eventos que nos generan una sensación fuera de lo normal. 

Ante esas situaciones, a veces nuestro cuerpo reacciona. Hay casos donde – haciendo honor a la frase – parte de nuestra piel, en especial el brazo – cambia de textura y vemos cómo los pelos se tensionan. Pero también podemos tener otras formas de responder ante situaciones límite como sudoración excesiva o temblores en todo el cuerpo. 

Sobre la reacción en nuestra piel, no siempre nos hemos preguntado por qué ocurre. Puede que sea un mecanismo de defensa o de reacción que genera nuestra fisionomía ante una situación de peligro o de elevada emoción. 

Una investigación sugiere una respuesta más simple: se debe a una autorregulación celular, la cual se encarga de controlar los folículos capilares y el crecimiento del cabello. Esto se debe a que los músculos que se contraen en esta sensación de «piel de gallina» están conectados al sistema nervioso. Cuando el cuerpo cambia de forma repentina su temperatura – pasa de calor a frío – los músculos cierran una brecha entre los nervios y los folículos pilosos.  

La reacción que vemos es que el pelo se levanta, eso a corto plazo, pero a largo plazo esas reacciones estimulan al crecimiento. 

«La piel es un sistema fascinante», dice el biólogo Ya-Chieh Hsu de la Universidad de Harvard. «Tiene múltiples células madre rodeadas de diversos tipos de células, y se encuentra en la interfaz entre nuestro cuerpo y el mundo exterior. Por lo tanto, las células madre podrían responder a una gran variedad de estímulos». 

Para la investigación utilizaron microscopía electrónica que logró identificar el sistema de regulación del crecimiento del pelo. En el pasado se tenía ya información de la conexión entre el nervio y el músculo sobre este sistema, pero no había mucha investigación acerca de qué forma se vinculaba con las células reguladoras del pelo. 

Los experimentos – realizados en roedores – demostraron también que el frío prolongado pone los nervios de esta zona en alerta, liberando neurotransmisores que se desencadenan en una activación más rápida de células madre, y a largo plazo, genera un mayor crecimiento del pelo. 

En el futuro, cuando se comience a estudiar estos procesos en la piel de humanos, se espera que puedan encontrar más conexiones entre las células madre del cuerpo que integran la producción de tejidos, lo cual es necesario conocer en un mundo cambiante. 

Estudio: Cell Types Promoting Goosebumps Form a Niche to Regulate Hair Follicle Stem Cells
Fuente: Science Alert 

Una respuesta a «Una explicación científica de por qué se nos pone «la piel de gallina»»

  1. Pero entonces se puede estimular ya artidicialmente a voluntad y se produzca ese efecto? Pues porqué no se estimula la cabeza únicamente? Así crecería el pelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *