Una increíble oportunidad para ver la explosión de una nova se presenta este año

Publicado el
Una increíble oportunidad para ver la explosión de una nova se presenta este año

Representación artística de T Coronae Borealis. / NASA’s Goddard Space Flight Center

Nos espera un espectáculo celestial: una rara explosión de nova en un sistema estelar a 3.000 años luz de la Tierra, conocido como T Coronae Borealis o T CrB. Este fenómeno, que ocurrirá entre febrero y septiembre de 2024, promete una experiencia visual única. Los detalles fueron compartidos en el sitio web de la NASA.

La estrella usualmente brilla con una magnitud de +10, imposible de ver sin los telescopios adecuados. No obstante, en su fase de nova, se iluminará hasta alcanzar una magnitud de +2, igualando la luminosidad de la famosa Estrella Polar, Polaris. Este pico de brillo durará varios días hasta poco más de una semana. La última vez que T CrB entró en erupción fue en 1946, por lo que es un evento potencialmente único en la vida, dado su ciclo de 80 años.

 

¿Cómo ver la estrella?

Para poder observar la estrella, los entusiastas de la astronomía deben familiarizarse con la constelación de la Corona Boreal o Corona del Norte. Esta constelación semicircular, ubicada cerca de Bootes y Hércules, será el hogar de la nova, que se presentará como una «nueva» estrella brillante en el cielo nocturno.

T CrB no es una estrella común, sino un sistema binario formado por una enana blanca y una gigante roja, una de las cinco novas recurrentes conocidas en nuestra galaxia. Este evento ocurre cuando la gigante roja, desestabilizada por el aumento de temperatura y presión, comienza a desprenderse de sus capas externas.

 

Mapa de estrellas
Esta imagen nos enseña cómo encontrar a Hércules y sus poderosos cúmulos globulares en el cielo. / NASA

 

La enana blanca, que se encuentra muy cerca, captura esta materia, provocando una acumulación en su superficie. Cuando el material acumulado alcanza una temperatura crítica, desencadena una reacción termonuclear visible desde la Tierra como una nova.

 

Gigantes rojas y enanas blancas 

Comprender a los actores de este drama cósmico, las gigantes rojas y las enanas blancas, enriquece la experiencia visual. Una gigante roja se forma cuando una estrella, menos de ocho veces la masa de nuestro Sol, agota el hidrógeno de su núcleo. Esto la lleva a colapsar y expandirse, al fusionar el helio en carbono. 


Esta fase está marcada por inestabilidad, pulsaciones y el eventual desprendimiento de las capas externas, lo que crea una nebulosa planetaria. La etapa final de una gigante roja es una enana blanca, un remanente denso del tamaño de la Tierra pero con una masa inmensa, capaz de emitir luz en todo el espectro, desde el blanco hasta el rojo. A lo largo de miles de millones de años, se va enfriando y termina siendo un testigo silencioso de su vibrante pasado.

Contemplar la nova de T CrB nos permite ser testigos de la culminación de la evolución cósmica, desde la ardiente agonía de una gigante roja hasta la silenciosa decadencia de una enana blanca. Es un evento que nos conecta con el vasto y dinámico tapiz del universo, ofreciéndonos una visión de los ciclos de vida de las estrellas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *