VY Canis Majoris, la estrella más grande de nuestra galaxia, está muriendo

Publicado el
VY Canis Majoris, la estrella más grande de nuestra galaxia, está muriendo

Representación artística de VY Canis Majoris. NASA / ESA / Hubble / R. Humphreys, University of Minnesota / J. Olmsted, STScI.

Científicos han compartido una de las imágenes más detalladas de una estrella moribunda, probablemente la más grande de nuestra galaxia: VY Canis Majoris. La imagen se reveló por primera vez el 13 de junio, en la reunión 240 de la Sociedad Astronómica Estadounidense.

VY Canis Majoris es una estrella hipergigante roja con un extensión de casi 10.000 veces la distancia entre nuestro planeta y el Sol en diámetro. Está ubicada solo 3.009 años luz de la Tierra en la constelación austral Canis Major. Su tamaño y cercanía la hacen fascinante para los observadores.

Valiéndose de buenos datos de observación, los astrónomos son capaces de ver a detalle la superficie de la estrella. Además, pueden saber cómo mueren las estrellas hipergigantes rojas, algo que sigue siendo un enigma.

Uno de los procesos fundamentales en la muerte de una estrella es la pérdida de masa. Por lo general, esto sucede cuando el gas y el polvo se expulsan uniformemente de la fotosfera de la estrella. Sin embargo, en VY Canis Majoris, hay características masivas similares a los arcos coronales del Sol, pero mil millones de veces más masivas. 

El descubrimiento 

Ahora, investigadores de la Universidad de Arizona lograron rastrear estas protuberancias, dando como resultado la imagen con mayor claridad de una estrella hipergigante hasta la fecha. 

Esto se hizo gracias al radiotelescopio Atacama Large Millimeter Array (ALMA), donde los astrónomos rastrearon moléculas específicas en la materia expulsada por la gigantesca estrella. Primero, tuvieron que alinear los 48 platos de ALMA y recopilar más de un terabyte de datos para obtener la información correcta.

Luego, mapearon estos rastros a las imágenes de la estrella tomadas previamente por el Telescopio Espacial Hubble para crear mapas de diversos compuestos. Finalmente, buscaron óxido de azufre, óxido de silicio, óxido de fósforo y cloruro de sodio en el material que liberó la estrella. 

Importancia

Las hipergigantes en la galaxia en sí ya son raras. Solo conocemos a otra: la segunda estrella más brillante de la constelación de Orión, Betelgeuse.  

De acuerdo con la teoría actual, son mayores la probabilidades de que colapsen en un agujero negro, y son más complicadas de observar directamente que las supernovas. No está claro cuáles son en específico las características de las estrellas que evolucionarán en agujeros negros. Para averiguarlo sería beneficioso tener un modelo. 

Hasta ahora, solo se habían estudiado pequeñas porciones de esta enorme estructura, pero no es posible entender la pérdida de masa y cómo mueren estas grandes estrellas a menos que miremos la región completa”, dijo la profesora de la Universidad de Arizona, Lucy Ziurys.

Más datos nos ayudarán a describir un modelo mejor de cómo se ven estas estrellas colosales. Y quizá, en un futuro lejano, ese modelo de lo que le sucederá a una hipergigante roja podrá ser probado. Lo cual se conseguirá cuando VY Canis Majoris eventualmente muera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.