Científicos rusos encuentran un mamut que aun conservaba lana, ligamentos y hasta excremento

Publicado el
Científicos rusos encuentran un mamut que aun conservaba lana, ligamentos y hasta excremento

Los mamuts lanudos vivieron en el norte de Eurasia / Wikimedia Commons

Durante miles de años los mamuts fueron amos y señores de las gélidas regiones del norte de Eurasia. Sin embargo, a pesar de su tamaño, la ciencia conoce poco sobre cómo era su forma de vida. Por eso, el reciente descubrimiento de los restos de un mamut en Rusia emociona a los científicos.

Serendipia

Según lo que reporta The Siberian Times, a mediados de julio, un hombre encontró en un lago en el noroeste de Siberia, Rusia un enorme cráneo de mamut. Afortunadamente, los restos del paquidermo de 10 mil años pudieron ser visibles porque sobresalían del agua.  

Enterados de la serendipia, un equipo de investigadores del Instituto de Ecología Vegetal y Animal en Rusia en la sucursal de los Urales de la Academia de Ciencias de Rusia decidió visitar el lago Pechenelava-To, en la península de Yamal de la región de Yamalo-Nenets para investigar.  

Cuando el equipo liderado por Pavel Kosintsev llegó, descubrió más que un cráneo. Los científicos desenterraron la mayor parte del esqueleto restante del mamut (Mammuthus primigenius), tejidos blandos, y lana. Incluso se encontró un trozo de excremento fosilizado (coprolito), que podría indicar la dieta de la especie al final de la última edad de hielo.

Para retirar los restos, los investigadores construyeron un cerco de madera alrededor del mamut y luego utilizaron una bomba para bajar los niveles del agua. Después de atravesar el lodo, pudieron desenterrar aproximadamente el 90% de los huesos del mamut. También desenterraron dos grandes trozos de piel, partes del pelaje lanudo del mamut y el mencionado coprolito.

Equipo de científicos succionando el agua del lago / Scientific Center of Arctic Studies, Iamal-Nenets Autonomous District, Salekhard, Russian Federation

Tabide

El equipo bautizó como “Tadibe” al mamut en honor al hombre que lo encontró: Konstantin Tadibe. Una vez desenterrado, los científicos descubrieron que se trató de un mamut macho que medía entre 2 y 2,5 metros de altura y tenía unos 15 años cuando murió. El coprolito, sin embargo, era pequeño, de solo 5 centímetros de diámetro.

Encontrar coprolitos ha sido un golpe de suerte. “Los científicos no conocen más de 10 coprolitos [de mamut]”, le dijo Kosintsev a Live Science. El estudio de los coprolitos puede revelar información sobre las dietas de mamuts y los parásitos intestinales, agregó.

Para leer: Científicos han «revivido» partes celulares de un mamut lanudo extinto de 28 000 años

Por otro lado, los tejidos blandos permiten entender cómo se adaptaron los mamuts al clima frío de la edad de hielo. Según Associated Press, los tejidos blandos conservados de Tadibe incluían los ligamentos, el tejido que conecta los huesos o el cartílago en una articulación.  

Por el momento se desconoce la causa de la muerte del mamut. Sin embargo, Daniel Fisher, curador del Museo de Paleontología en la Universidad de Michigan, revisó fotos del paquidermo y notó que aunque una de las costillas de Tadibe parecía haberse roto o fracturado, luego se había curado.

Algunos de los huesos recuperados del mamut lanudo. /
Scientific Center of Arctic Studies, Iamal-Nenets Autonomous District, Salekhard, Russian Federation

“A veces sucede que los animales se pelean o hay una lesión y se rompen una costilla, pero luego se cura un poco”, dijo Fisher, que no participó en el descubrimiento. Incluso con esta herida, sigue siendo un misterio por qué murió el mamut. “no hay indicios de que este mamut haya sido asesinado por un humano”, dijo Kosintsev.

Finalmente, lo más probable es que Tadibe haya muerto en alguna trampa natural. Según una investigación publicada en Current Biology, los mamuts jóvenes solían viajar solos y caer en agujeros, pisar sobre hielo delgado o quedarse atascados en corrientes de lodo.

Los mamuts, chiquititos y grandes, siempre han despertado la imaginación de las personas. Por eso, en 2019 un equipo de científicos japoneses logró “revivir” células de hace 28.000 años de un mamut congelado.

Una respuesta a «Científicos rusos encuentran un mamut que aun conservaba lana, ligamentos y hasta excremento»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.