La Gran Mancha Roja de Júpiter no solo es ancha, también es profunda

Publicado el
La Gran Mancha Roja de Júpiter no solo es ancha, también es profunda

Gran Mancha Roja de Júpiter / NASA

Desde que la descubrimos hace poco más de tres siglos, la Gran Mancha Roja de Júpiter no ha dejado de fascinarnos. Ahora, dos estudios nos dicen que la gigantesca tormenta no es solo ancha sino también muy profunda. Los trabajos fueron publicados en Science y pueden ser revisados aquí y aquí.

La información de la nave espacial Juno de la NASA ha demostrado que la tormenta se extiende hasta 500 kilómetros por debajo de las nubes de Júpiter, y que está vinculada a chorros mucho más profundos, sugiriendo que las atmósferas superior e inferior del planeta gigante están unidas.

Primer trabajo

Estos hallazgos provienen de dos grupos de científicos, que analizaron los datos recopilados por dos instrumentos Juno diferentes. Uno de los grupos midió la gravedad de la Gran Mancha Roja, direccionando el instrumento científico para medir su gravedad.

El equipo captó las huellas del campo gravitacional de Júpiter. “Esto no era parte de la propuesta original de Juno”, dijo Marzia Parisi, científica del Laboratorio de Propulsión a Chorro de NASA.

El uso de medidas de gravedad para investigar los fenómenos atmosféricos no es nuevo. La NASA ya hace lo propio con los satélites GRACE en la Tierra. Los instrumentos de gravedad también ven más profundamente en la atmósfera de lo que otros instrumentos pueden, solo que nunca antes se había hecho con la Gran Mancha Roja.

Para su sorpresa, los investigadores sí detectaron fluctuaciones en el campo gravitacional de Júpiter, lo suficiente como para controlar la profundidad de la tormenta. Esta fue de 500 km, más alta que la distancia desde el nivel del mar hasta la ISS. Además, la gran tormenta parece ser alimentada por chorros que llegan mucho más profundo, hasta 3.000 km, encontró el equipo.

Segundo estudio

Al mismo tiempo, el otro grupo estudiaba la Gran Mancha Roja con el Radiómetro de Microondas de Juno, un instrumento que sondea la atmósfera del planeta con microondas. Los científicos querían mirar profundamente en la tormenta para ver cómo titilaba, verticalmente.

Descubrieron que la mancha, junto con varias otras tormentas en Júpiter, se extiende hacia abajo, con precipitaciones y corrientes de aire a grandes profundidades. Encontraron firmas de estos fenómenos debajo del nivel de la nube de Júpiter, donde se espera que se condense el amoníaco y el agua en la atmósfera.

Juntas, las mediciones de gravedad y microondas sugieren que la atmósfera superior de Júpiter está significativamente conectada a estas profundidades. La Gran Mancha Roja es tan grande que podría tragarse nuestro planeta.

Juno ha estado haciendo largas órbitas alrededor de Júpiter desde 2016, y la NASA recientemente extendió su misión hasta 2025. Pronto, la trayectoria orbital de Juno se moverá para llevar la sonda sobre el polo norte del planeta, y lejos de la Gran Mancha Roja. Aun así, según Parisi, los instrumentos de Juno tendrán la oportunidad de observar otras curiosidades, como los ciclones polares de Júpiter.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.