El estilo de vida de los indígenas Tsiname podría guardar el secreto para el envejecimiento saludable

Publicado el
El estilo de vida de los indígenas Tsiname podría guardar el secreto para el envejecimiento saludable

(GoogleImages)

A pesar de vivir una vida mucho más dura, los indígenas Tsimane de la Amazonía boliviana cuentan con una mejor salud que sus pares occidentales. De acuerdo a un estudio publicado en el Journal of Gerontology, la disminución de sus volúmenes cerebrales con la edad es un 70% más lenta.

Aunque las personas en las naciones industrializadas tienen acceso a la atención médica moderna, son más sedentarias y consumen una dieta alta en grasas saturadas. En contraste, los Tsimane tienen poco acceso a atención médica, pero son extremadamente activos físicamente y consumen una dieta rica en verduras, pescado y carne magra.

“Los Tsimane nos han proporcionado un experimento natural asombroso sobre los efectos potencialmente perjudiciales de los estilos de vida modernos en nuestra salud”, dijo el autor del estudio, Andrei Irimia de la USC.

70% menos

Los investigadores inscribieron en su estudio a 746 adultos Tsimane, de 40 a 94 años. Luego transportaron a los voluntarios desde sus aldeas remotas hasta Trinidad, Bolivia para que les realicen escáneres cerebrales. Ese viaje podría durar hasta dos días completos con viajes por río y carretera.

El equipo utilizó los escáneres para calcular los volúmenes cerebrales y luego examinó su asociación con la edad de los Tsimane. Después, compararon estos resultados con los de tres poblaciones industrializadas de EE.UU. y Europa.

Los científicos encontraron que la diferencia en los volúmenes cerebrales entre la edad adulta y la vejez es un 70% menor en Tsimane que en las poblaciones occidentales. Esto sugiere que los cerebros de Tsimane probablemente experimenten mucha menos atrofia cerebral que los occidentales a medida que envejecen. La atrofia se correlaciona con el riesgo de deterioro cognitivo, deterioro funcional y demencia.

Inflamación

Curiosamente, los investigadores encontraron que los Tsimane tienen altos niveles de inflamación, que generalmente se asocia con la atrofia cerebral. Sin embargo, estudio sugiere que la inflamación alta no tiene un efecto pronunciado sobre los cerebros de los Tsimane.

Según los autores, los bajos riesgos cardiovasculares pueden superar el riesgo inflamatorio provocado por las infecciones, lo que al mismo tiempo genera nuevas preguntas sobre las causas de la demencia.

El equipo cree que, en los occidentales, la inflamación se asocia con la obesidad y causas metabólicas. Pero, en el caso de los Tsiname, es impulsada por infecciones respiratorias, gastrointestinales y parasitarias. Las enfermedades infecciosas son la causa de muerte más importante entre la población originaria boliviana.

“Nuestro estilo de vida sedentario y una dieta rica en azúcares y grasas pueden estar acelerando la pérdida de tejido cerebral con la edad y haciéndonos más vulnerables a enfermedades como el Alzheimer”, dijo el autor del estudio Hillard Kaplan, profesor antropología en la Universidad Chapman, que ha estudiado el Tsimane durante casi dos décadas.

Esta no es la primera vez que los Tsimane llaman la atención de la comunidad científica. En 2017, un estudio mostró que tienen la prevalencia más baja de aterosclerosis coronaria que cualquier población conocida por la ciencia y que tienen pocos factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.