Estas trampas lunares podrían ser lo suficientemente cómodas para establecer bases humanas

Publicado el
Estas trampas lunares podrían ser lo suficientemente cómodas para establecer bases humanas

Los investigadores descubrieron que las áreas sombreadas de un pozo en la región de Mare Tranquillitatis se mantienen constantemente frescas durante el día y la noche. / NASA/GSFC/Arizona State University

Científicos planetarios determinaron que la temperatura del suelo dentro de los pozos lunares es más alta que en la superficie de la Luna. Los investigadores de la Universidad de California (UCLA) utilizaron la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) para descubrir las trampas de calor lunares. El trabajo fue publicado en Geophysical Research Letters.

Hay 16 trampas circulares confirmadas en la Luna y las primeras fueron descubiertas por la sonda orbital SELENE en 2009. Los pozos se forman cuando el techo de los tubos de lava o cuevas colapsa debido a actividad sísmica u otros procesos. Suelen tener un diámetro de 15 a 150 metros y se encuentran principalmente en los mares lunares.

Los sumideros son de interés para los científicos por dos razones. La primera es que nos permiten estudiar las estructuras de las capas del subsuelo. Además, se consideran como un posible lugar para los primeros asentamientos lunares porque brindarán protección adicional a los astronautas contra la radiación cósmica y solar.

“Los humanos evolucionaron viviendo en cuevas”, dice el científico planetario David Paige de la UCLA. “… y a las cuevas podríamos regresar cuando vivamos en la Luna», agregó.  

El trabajo

El equipo modeló la temperatura e iluminación del interior de las depresiones lunares en el Mar de la Tranquilidad y el Mar de los Sueños. Utilizaron datos obtenidos entre julio de 2009 y marzo de 2019 del radiómetro DLRE (Diviner Lunar Radiometer Experiment) instalado a bordo del LRO.

Los investigadores encontraron que los sumideros lunares son trampas de calor efectivas con temperaturas máximas de más de 420 Kelvin (146 grados Celsius). Esta temperatura es unos 20 Kelvin más alta que en la vecindad del sumidero durante el día lunar. 

La temperatura en el interior sombreado de los pozos y cuevas también es más alta que en la superficie lunar durante una noche lunar. Esta se puede mantener en 290 Kelvin. Debido a esto, los sumideros proporcionan un entorno térmico estable adecuado para la colonización y exploración de la Luna a largo plazo. 

La siguiente pregunta es si esos salientes tienen suficiente espacio para que se reúna una comunidad de exploradores. Tomas desde el espacio sugieren que algunos de ellos lo hacen, y de hecho es posible que algunos pozos sean tubos de lava colapsados.

Bases lunares

Cada día y cada noche en la Luna dura alrededor de 15 días en la Tierra. Las temperaturas varían de alrededor de 127 grados Celsius durante el día a alrededor de menos 173 grados Celsius por la noche.

Tanto las personas como los equipos necesitarían protección contra esos extremos durante los proyectos de investigación lunar a largo plazo. Esto sería todo un desafío de ingeniería; encontrar una cueva habitable o dos sería un atajo muy útil.

«Los pozos lunares son una característica fascinante de la superficie lunar», dice el geólogo planetario Noah Petro de la NASA. «Saber que crean un entorno térmico estable nos ayuda a pintar una imagen de estas características lunares únicas y la perspectiva de explorarlas algún día».  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.