Volcán submarino en el archipiélago pacífico de Tonga causa la mayor erupción volcánica del siglo XXI

Publicado el
Volcán submarino en el archipiélago pacífico de Tonga causa la mayor erupción volcánica del siglo XXI

Volcán Hunga Tonga-Hunga Ha'apai captado desde el espacio mientras hacía erupción. / NOAA

El último viernes 14 de enero, el volcán Hunga Tonga-Hunga Ha’apai hizo erupción bajo el agua en el Océano Pacífico. Una columna de ceniza y gas se elevó a una altura de 20 kilómetros, y las estaciones meteorológicas registraron la onda expansiva. Diversas autoridades de los países con acceso al Océano Pacífico emitieron alertas de tsunami y marea alta.

El volcán Hunga Tonga-Hunga-Haapai está ubicado en el Océano Pacífico al sur del ecuador y pertenece al archipiélago de Tonga. Es parte del arco de islas Tonga-Kermadec, que se formó como resultado del hundimiento de la placa del Pacífico bajo la placa Indo-Australiana.

La estructura superficial del volcán Hunga Tonga-Hunga-Khaapai está representada por dos islas alargadas linealmente. En 2014, una erupción construyó un istmo con paredes escarpadas entre estas islas.

La primera erupción volcánica histórica del volcán se observó en 1912, seguida de al menos tres más en un siglo. Un nuevo ciclo de actividad del Hunga-Tonga-Hunga-Haapai comenzó el 29 de diciembre de 2021, cuando se produjo una serie de erupciones explosivas que duraron hasta 30 minutos.

Las columnas de gas se elevaron a una altura de 12 kilómetros sobre el nivel del mar y comenzaron a desplazarse hacia el norte. La caída de ceniza se localizó sobre el archipiélago de Tonga.

La erupción

Después de una pausa de dos semanas, el 14 de enero a las 17:20 hora local, se produjo una nueva explosión. La interacción de magma y agua formó una columna con un diámetro de hasta 5 kilómetros, que se elevó a una altura de 20 kilómetros.

En las primeras horas tras la erupción se registraron hasta 86.000 relámpagos en una nube de ceniza y gas. Tal “tormenta eléctrica volcánica” está asociada con la fricción de las partículas de ceniza.

La onda expansiva de la erupción fue registrada por estaciones meteorológicas en Nueva Zelanda, a 3.000 kilómetros del archipiélago de Tonga. A las 2 horas y 40 minutos después de la explosión, se notó un salto en la presión. Dentro de los 20 minutos, la presión primero aumentó en cuatro hectopascales y luego cayó en casi seis.

La herramienta espacial TROPOMI a bordo del satélite Sentinel-5 midió la cantidad de dióxido de azufre en la atmósfera. A partir del 15 de enero, las emisiones de SO2 fueron de alrededor de 50 kilotones.

Consecuencias

En las primeras horas después de la erupción, el gobierno del Reino de Tonga emitió una alerta de tsunami. La erupción del volcán provocó la formación de olas de hasta un metro de altura, que fueron registradas por los sensores.

Los residentes en Australia y Nueva Zelanda reportaron sonidos como de explosiones, estruendos. Los estados del Pacífico Sur también han notificado mareas altas. A pesar de la espectacularidad del evento, esta es la mayor erupción volcánica del siglo XXI hasta la fecha, se han registrado pocas víctimas.

Las autoridades en Tonga han confirmado 3 muertes hasta ahora. A más de 10.000 km de distancia de la erupción, dos personas lamentablemente se ahogaron en una playa del norte de Perú.

El Servicio Geológico de Tonga recomendó permanecer en el interior y asegurarse que los tanques de agua estén cubiertos para evitar la contaminación por cenizas. La organización también pide a la gente no entrar al mar debido a las fuertes corrientes costeras provocadas por la erupción volcánica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.