El telescopio espacial James Webb se ha ensamblado completamente y luce muy épico  

2

Los ingenieros han conectado con éxito las dos mitades del telescopio espacial James Webb de la NASA por primera vez.

El 28 de agosto, los ingenieros de las instalaciones de Northrop Grumman en California usaron una grúa para levantar el espejo y los instrumentos científicos sobre el parasol y la nave espacial.

Ahora que el observatorio se ha conectado mecánicamente, los siguientes pasos consistirán en conectar eléctricamente las dos mitades, seguido de probar esas conexiones. Luego, los ingenieros desplegarán y probarán por completo el intrincado protector solar de cinco capas.

(NASA/Chris Gunn)

El lanzamiento del James Webb Space Telescope  (JWST) está programado para el 2021. Una vez que llegue al espacio, explorará el cosmos utilizando luz infrarroja, desde planetas y lunas dentro de nuestro Sistema Solar hasta las galaxias más antiguas y distantes.

El programa está dirigido por la NASA e involucra a la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense.

Una de las razones para apurar su lanzamiento es que El Hubble, que se lanzó en 1990, se está quedando sin tiempo. Su última misión de servicio fue en 2009; desde entonces, sus partes han fallado: ya ha perdido tres de sus seis giroscopios. Sin embargo, el observatorio podría durar otra década o dos, si tenemos suerte.

Así, todo parece estar conforme para el lanzamiento del JWST en marzo del próximo año.

(NASA/Chris Gunn)

Además, el telescopio Webb observará los cielos en longitudes de onda ligeramente diferentes y más largas, desde el visible hasta el infrarrojo medio. Las capacidades del Hubble van desde ultravioleta hasta infrarrojo cercano, por lo que Webb podrá mirar a través de distancias más largas para ver objetos a altos desplazamientos al rojo, como las galaxias del Universo temprano, que son invisibles para el Hubble.

El siguiente paso para el equipo de Webb será implementar completamente este protector solar. Esta es la parte que tuvo problemas técnicos en el 2017: se descubrieron varias roturas en las láminas de poliimida recubiertas de silicio y aluminio, atribuidas al «error de mano de obra».

Desde entonces, el parasol se ha probado individualmente, al igual que todos los demás componentes. Ahora el objetivo es ver si funcionan según lo previsto en el telescopio completamente ensamblado, con una batería completa de despliegue y pruebas ambientales.

Fuente: Science Alert

Compartir.

Acerca del Autor

Yo soy Robotitus, el administrador de esta página. Si gustas puedes llamarme Titus.

2 comentarios

  1. marcelo steyskal el

    Que buena noticia, sabemos muy poco todavia y cada vez que aparecen cosas nuevas en el universo nos damos cuenta que no sabemos nada de el y lo aprendido no es lo que nos enseñaron🖒😁👏

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: