Gigantesco estudio encuentra las mejores maneras de fomentar el bienestar personal

Publicado el
Gigantesco estudio encuentra las mejores maneras de fomentar el bienestar personal

Alcanzar el bienestar mental es todo un reto en medio de la pandemia / Pixabay

Tener una buena salud mental es esencial para mantener una estable salud corporal. Por eso, un equipo de investigadores australianos ha recogido datos de casi 420 ensayos para descubrir lo que contribuye al bienestar. Los hallazgos se publicaron en Nature Human Behavior.

Los resultados son anunciados como el estudio más grande de su tipo sobre el bienestar del mundo. Brindan quizás la descripción general más completa sobre cómo las intervenciones pueden ayudar a conseguir una mente y cuerpo sanos. El metanálisis examinó los datos de más de 53.000 participantes involucrados en cientos de experimentos psicológicos.

Intervenciones psicológicas

La dura pandemia de COVID-19 trajo consigo gran demanda de nuevos conocimientos sobre cómo reforzar con éxito los estados mentales. Durante los períodos estresantes e inciertos de nuestras vidas, trabajar de manera proactiva en nuestra salud mental es crucial para mitigar el riesgo a padecer enfermedades mentales y físicas.

“Nuestra investigación sugiere que existen numerosos enfoques psicológicos en los que las personas deberían experimentar para determinar cuál les funciona”, dice el investigador de salud mental Joep Van Agteren del SAHMRI.

Eso puede parecer bastante obvio, pero hasta ahora nuestra conciencia de la eficacia relativa de las intervenciones psicológicas se ha visto obstruida. Muchos estudios tratan al bienestar mental y las enfermedades mentales como cosas diferentes, aunque son conceptos superpuestos de alguna manera.

En el estudio, se optó por tener una visión más amplia. Observaron cómo una amplia gama de diferentes tipos de intervenciones psicológicas puede beneficiar al bienestar mental, independientemente de su fundamento teórico particular en psicología.

Constancia

Entre las múltiples formas de intervenciones, dos en particular se destacaron por sus asociaciones consistentes con hallazgos positivos en las cohortes de los ensayos: las basadas en la atención plena e IBP (intervenciones psicológicas positivas) de componentes múltiples. Estos son métodos y actividades de tratamiento diseñados para cultivar sentimientos, comportamientos y patrones de pensamiento positivos.

En menor medida, otras intervenciones también parecieron ofrecer beneficios. Por ejemplo, las basadas en la terapia de aceptación y compromiso, la terapia cognitiva, los IBP singulares y las intervenciones centradas en la reminiscencia.

Aunque los tamaños del efecto de estas intervenciones suelen ser moderados, el análisis sugiere que están vinculados con mejoras positivas en el bienestar tanto en poblaciones clínicas como no clínicas. Aun así, no hay una solución rápida, enfatizan los científicos. El punto está en la consistencia.

“Nuestro análisis de moderador indicó que la mejora en el bienestar mental parece estar relacionada con el esfuerzo”, escribe el equipo. “Si bien la revisión no encontró un efecto dosis-respuesta lineal claro, con una mayor exposición conduciendo simplemente a mejores resultados del tratamiento, los resultados indican que las intervenciones más intensas parecen conducir a cambios más pronunciados”.

Otra idea suya es que muchos tipos de intervenciones psicológicas se pueden realizar de forma segura en grupos de voluntarios. Asimismo se pueden llevar a cabo mediante plataformas en línea, sin requerir citas clínicas con profesionales como psicólogos. Dadas las actuales restricciones, ambas ideas se aprecian necesarias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.