Una antigua llamita inca hecha de Spondylus fue encontrada en el fondo del Lago Titicaca

Publicado el
Una antigua llamita inca hecha de Spondylus fue encontrada en el fondo del Lago Titicaca

Figura de una llama (28 mm) y una placa de oro (25 mm) / Seguin, Université libre de Bruxelles

El mítico lago Titicaca está lleno de sorpresas. Y el último descubrimiento de un equipo internacional de arqueólogos lo confirma. Según un artículo publicado en Antiquity, los investigadores han encontrado una ofrenda de hace 500 años en el fondo del cuerpo de agua.

Ubicado entre Perú y Bolivia, el Titicaca, es el lago de agua dulce más grande y a más altura de América del Sur. Además, durante mucho tiempo fue el lugar donde las civilizaciones pasadas dejaron sus ofrendas, desde la cultura Tiahuanaco, hasta el imperio Inca.  

Ofrenda inca

Justamente uno de estas ofrendas es la que encontró un equipo de investigadores, liderado por el arqueólogo marítimo Christophe Delaere de la Universidad Libre de Bruselas en Bélgica. Se trata de una caja herméticamente cerrada de roca volcánica, sumergida hace unos cinco siglos.

Dentro de la caja, el equipo de investigación descubrió una antigua figura de una llama, tallada en la concha de un spondylus, y una lámina de oro enrollada, que se cree que forma parte de un brazalete. Los investigadores creen que la caja puede haber tenido sangre de niños o animales, aunque hasta ahora no se han encontrado restos humanos en el lago.

 “El mundo submarino interior sigue en gran parte inexplorado y ofrece oportunidades excepcionales para comprender las sociedades prehistóricas”, dice Delaere. “El patrimonio submarino del lago Titicaca todavía tiene muchas sorpresas que revelar”, añade.

Nuevo lugar

Durante años, los científicos han estado catalogando cuidadosamente el inventario de sacrificios hundidos del Lago Titicaca, y en algunas áreas, han descubierto huesos de animales, medallones de oro, quemadores de incienso, adornos y otras llamas y cajas de piedra de sacrificio.

Pero este nuevo hallazgo se encontraba en una parte completamente diferente del lago, que anteriormente no se sabía que fuera sagrado para los incas. Se trata del arrecife conocido como K’akaya, ubicado casi directamente al norte de otros lugares donde se han descubierto ofrendas.

Caja ceremonial encontrada en el fondo del lago Titicaca / Seguin, Université libre de Bruxelles

A juzgar por las marcas en sus costados, los científicos creen que estos cofres ceremoniales probablemente fueron bajados al agua por los incas como una especie de sacrificio a los dioses. La caja de piedra recién descubierta tiene marcas similares, lo que sugiere que también se bajó al agua, y en su interior, su contenido se asemeja a otras ofrendas incas.

Los investigadores inspeccionaron exhaustivamente el arrecife, pero no encontraron ninguna otra ofrenda acompañando a la caja. Y aunque los autores aún no pueden estar seguros, creen que la caja de K’akaya ilustra una práctica religiosa similar a la que alguna vez se hundió cerca de la Isla del Sol.

La cajita

El análisis macroscópico sugiere que la caja K’akaya tiene un corte fino y pulido similar a las otras cajas encontradas cerca. Y mientras el equipo aún espera los resultados de su análisis geoquímico, la roca volcánica utilizada para fabricar las cajas, dicen, parece ser idéntica.

La única otra diferencia es que la caja K’akaya es rectangular, con un tapón. Aun así, esto no es suficiente para mantenerla cerrada herméticamente, por lo que incluso si esta ofrenda una vez contenía sangre, ese líquido ya fue lavado hace mucho tiempo por el agua del lago.

Si los relatos de los invasores europeos son ciertos, entonces en el lago Titicaca se realizaron rituales incas. Según un clérigo agustino, la sangre de niños y animales se colocó en cajas de piedra y se bajó con cuerdas al lago desde lo alto de una balsa. Posteriores estudios podrían confirmar esta aseveración.

 

Fuente: ScienceAlert

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.