Astrónomos detectan “gasparines cósmicos” bailarines generados en el cielo profundo

Publicado el
Astrónomos detectan “gasparines cósmicos” bailarines generados en el cielo profundo

EMU/Dark Energy Survey/Norris et al

Astrónomos australianos han publicado unas curiosas imágenes del espacio que recuerdan al fantasma amistoso Gasparín. Las formas se deben a extrañas nubes de electrones que rodean las galaxias en las profundidades del cosmos. La investigación fue aceptada en Publications of the Astronomical Society of Australia y está disponible en arXiv.

Científicos de la Universidad de Western Sydney y CSIRO descubrieron los gasparines bailarines utilizando el radiotelescopio ASKAP (Australian Square Kilometer Array Pathfinder). Las nubes están a unos mil millones de años luz de distancia y no habían sido vistas anteriormente.

El descubrimiento

Describe el primer proyecto Pilot Survey of the EMU (Evolutionary Map of the Universe) y es uno de varios objetos y fenómenos encontrados en la búsqueda profunda. El estudio catalogó 180.000 fuentes de radio compactas.

“Nos estamos acostumbrando a las sorpresas a medida que escaneamos los cielos como parte del Proyecto EMU”, dijo el profesor Ray Norris, investigador principal. “Sondeamos más profundamente en el Universo que cualquier telescopio anterior”, añadió.

Cuando el equipo vio por primera vez a los “fantasmas bailarines” no tenían idea de lo que eran. Después de semanas de trabajo, entendieron que estaban viendo dos galaxias «anfitrionas», a unos mil millones de años luz de distancia.

ghosts inset
Las galaxias que forman los «fantasmas bailarines» / Norris et al. ArXiv 2021

“En sus centros hay dos agujeros negros supermasivos, arrojando chorros de electrones que luego son doblados en formas grotescas por un viento intergaláctico”, explicó Norris. “Cuando se va audazmente a donde ningún telescopio ha llegado antes, es probable conseguir interesantes hallazgos”.

Sin embargo, los nuevos descubrimientos siempre plantean nuevas preguntas y este no es diferente. Todavía no sabemos cuál es el origen del viento, por qué está tan enredado, ni lo que produce las corrientes de emisión de radio. Probablemente se necesitarán muchas más observaciones y modelos antes llegar a comprender estas incógnitas.

Más descubrimientos

Otros objetos y fenómenos descubiertos hasta ahora como parte del Proyecto EMU incluyen a los misteriosos Odd Radio Circles (ORC), los cuales al parecer son anillos gigantes de emisión de radio, cuyo diámetro es de casi un millón de años luz y que rodean galaxias distantes.

“Incluso estamos encontrando sorpresas en lugares que pensamos entender” afirmó el profesor Norris. “Al lado de la bien estudiada galaxia IC5063, nos topamos con una radiogalaxia gigante, una de las más grandes conocidas, cuya existencia era insospechada”.

El agujero negro supermasivo de la galaxia genera chorros de electrones con casi 5 millones de años luz de largo. ASKAP es el único telescopio del mundo capaz de ver la extensión total de esta tenue emisión.

La mayoría de las fuentes de radio conocidas provienen de agujeros negros supermasivos activos en el centro de las galaxias. Esto es debido a que mientras sus  agujeros negros devoran materia, el material se canaliza alrededor del exterior del horizonte de eventos a lo largo de las líneas del campo magnético y se aleja de los polos en forma de chorros de radio.

Dichas fuentes son las más brillantes del cielo radioeléctrico y, por lo tanto, eso es lo que tienden a captar los radiotelescopios. ASKAP está comenzando a mostrarnos la extensión del Universo de radio: emisión de sincrotrón de reliquias de radio en cúmulos de galaxias y objetos más misteriosos, como los ORC y los fantasmas bailarines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.