Investigadores sintetizan un psicodélico que podría tratar la depresión sin causar alucinaciones

Publicado el
Investigadores sintetizan un psicodélico que podría tratar la depresión sin causar alucinaciones

Representación artística de la molécula de ibogaína de la cual se sintetizó el TBG / Wikimedia Commons

Estudios han encontrado que los psicodélicos tienen un gran potencial para tratar afecciones de salud mental como la adicción, la ansiedad y la depresión. Pero el beneficio no es gratuito: estas sustancias pueden tener efectos secundarios graves, como toxicidad cardíaca y alucinaciones.

Por eso, unos investigadores de la Universidad de California han sintetizado un psicodélico que podría ofrecer los beneficios, pero sin estos inconvenientes. Los detalles de la investigación fueron publicados en Nature.

El equipo de neurocientíficos liderados por Lindsay Cameron y David Olson decidió extraer el compuesto psicodélico ibogaína del arbusto de la selva africana Tabernanthe iboga.

Los investigadores utilizaron una técnica de diseño de fármacos llamada síntesis orientada a funciones para identificar qué parte de la molécula de ibogaína induce cambios estructurales en las células cerebrales en cultivos de laboratorio y animales. Llamaron a su molécula sintética resultante tabernanthalog (TBG).

Ratones adictos

Luego, los investigadores trataron con TBG a ratones adictos al alcohol y a ratas adictas a la heroína. Una sola dosis no solo permitió que los ratones dejaran de beber, sino que también tuvo un efecto duradero en ratas entrenadas para autoadministrarse heroína. Los roedores redujeron su tendencia a buscar la droga.

Incluso cuando se les presentaban señales que les recordaban su adicción, las ratas generalmente evitaban las recaídas. Los experimentos con pez cebra también mostraron que la TBG tiene un nivel de toxicidad más bajo que la ibogaína original. Tampoco hace que los ratones muevan la cabeza de manera que indique que están alucinando, y parece estar aumentando la conectividad entre las células nerviosas.

Cuando los ratones fueron estresados, una dosis de TBG ayudó a relajarlos nuevamente, dándoles una calidad antidepresiva similar a la ketamina. “La TBG no solo promueve de manera potente el crecimiento neuronal, sino que también produce respuestas de comportamiento similares a los de los antidepresivos”, escribió el equipo.

Psicodélicos

Aunque los antidepresivos actuales son útiles, descubrir cuál funciona para cada persona implica un desagradable juego de ensayo y error con el cerebro. Esto puede generar efectos secundarios incómodos hasta que por fin se sepa si el medicamento está funcionando.

Después de eso, los efectos secundarios continuos de los antidepresivos incluyen insomnio, mareos, y aumento de peso. Lo que es peor, en algunas personas, el efecto positivo del medicamento puede desaparecer con el tiempo.

A diferencia de estos medicamentos, se piensa que los psicodélicos cambian los circuitos cerebrales subyacentes en lugar de solo esconder los síntomas.  “Sin embargo, aún no se ha establecido un vínculo causal entre el crecimiento neuronal inducido por psicodélicos y el comportamiento en humanos o roedores”, advierte el equipo.

Más estudios

Un día después de que las ratas fueron tratadas con TBG, se observó que sus células cerebrales desarrollaban más espinas dendríticas. Sin embargo, el equipo aún tiene que averiguar si este cambio en la estructura está relacionado con los cambios observados en el comportamiento de los animales.

Aún queda mucho por resolver, pero estos cambios estructurales pueden ser útiles para tratar más de un problema. “Nos hemos centrado en tratar una enfermedad psiquiátrica a la vez, pero sabemos que estas enfermedades se superponen”, dijo Olson. “Podría ser posible tratar múltiples enfermedades con el mismo medicamento”.

Este tipo de investigaciones podrán ayudar a algunas de las más de 800 millones de personas con trastornos de salud mental en el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.