Un volcán submarino habría provocado 85 000 temblores seguidos en la Antártida

Publicado el
Un volcán submarino habría provocado 85 000 temblores seguidos en la Antártida

Quienes habitan sobre la Placa de Nazca son conscientes de que en cualquier momento el suelo puede temblar. En algunas regiones más que en otras (Chile, por ejemplo), los temblores son bastante comunes. Pero incluso estando ahí sería difícil imaginar miles de temblores consecutivos; 85 mil para ser exactos. Esto, que parece ser una locura, es conocido como enjambre sísmico.

En el año 2020, de agosto a noviembre, este fenómeno geológico azotó al continente blanco, convirtiéndose en la actividad sísmica más fuerte jamás registrada en la Antártida. La causa habría sido un volcán inactivo que despertó.

«Ha habido intrusiones similares en otros lugares de la Tierra, pero esta es la primera vez que lo observamos allí», dice Simone Cesca, sismóloga del Centro Alemán de Investigación de Geociencias GFZ en Potsdam. Cesca considera que somos afortunados de presenciar, directa o indirectamente, un evento como este, ya que enjambres de esta magnitud ocurren en escalas de tiempo geológico, no en años humanos.

El enjambre ocurrió alrededor del monte submarino Orca, un volcán inactivo que se eleva 900 metros desde el lecho marino en el Estrecho de Bransfield, entre las islas Shetland del Sur. En esta región, la placa tectónica de Phoenix se sumerge debajo de la placa antártica continental, creando una red de zonas de falla que estira la corteza y abre grietas.

Cazadores de temblores

Los científicos de las estaciones de investigación en la Isla Rey Jorge, una de las Islas Shetland del Sur, fueron los primeros en sentir los movimientos sísmicos. Luego la noticia llegó a Cesca y su equipo, quienes buscaron saber qué ocurría pero la Isla Rey Jorge es remota, con solo dos estaciones sísmicas cercanas.

Entonces, tuvieron que observar de lejos. Los investigadores decidieron utilizar datos de las estaciones sísmicas y datos de dos estaciones terrestres para el sistema global de navegación por satélite. Con esta información combinada lograron medir el desplazamiento del suelo.

También observaron datos de estaciones sísmicas más lejanas que tenían equipos más sofisticados y, por lo tanto, podían pintar una imagen mejor detallada de los terremotos más grandes. Por el contrario, las estaciones más pequeñas y simples eran buenas para detectar los temblores más pequeños.

Al juntar estos datos, los científicos pudieron crear una imagen de la geología subyacente que desencadenó este enjambre de terremotos masivos.

Los dos terremotos más grandes de la serie fueron un temblor de magnitud 5,9 en octubre de 2020 y otro de magnitud 6,0 ​​en noviembre. Después este último, la actividad sísmica disminuyó. Los terremotos parecieron mover el suelo en la Isla Rey Jorge alrededor de 11 centímetros.

«El que pensamos que fue de magnitud 6 de alguna manera creó algunas fracturas y redujo la presión del dique de magma», dijo Cesca. «Si hubo una erupción submarina en el monte submarino, probablemente ocurrió en ese momento«.

El equipo aclaró que los datos recolectados no son evidencia directa de una erupción. Para confirmar esto, tendrían que enviar una misión al estrecho para medir la batimetría y compararla con mapas históricos.

Una respuesta a «Un volcán submarino habría provocado 85 000 temblores seguidos en la Antártida»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.